OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Los Power Audits de ECFR

Los Power Audits de ECFR


twitter-icon @JyShapiro


Las cuatro Power Audits muestran que los europeos, especialmente cuando trabajan juntos, conservan la capacidad de cooperar y competir eficazmente con todas las grandes potencias (China, Rusia, Turquía y EE. UU.). Sin embargo, también muestran que, en cada uno de los casos, Europa no lo hace.

La geopolítica ha vuelto a agitarse en los últimos años. El mundo ha entrado una vez más en una era de gran competencia de poder, una situación que los europeos pensaban que habían dejado atrás en el siglo XX. En general, a los europeos no les gusta este mundo más competitivo, pero está llegando, y necesitan prepararse.

Durante el último año, ECFR ha tratado de estimular el debate sobre cómo Europa se relaciona con las principales potencias del mundo y lo que los europeos deben hacer para mantenerse a su ritmo. Con este fin, hemos elaborado cuatro "Power Audits" de las relaciones europeas con China, Rusia, Turquía y los Estados Unidos. Cada Power Audit aporta un examen cuidadoso de la relación de cada Estado miembro de la UE con las diferentes potencias y evalúa el equilibrio de poder entre ellos. Los principales hallazgos han sido:

China: China está ahora dentro de Europa. China ejerce poder en Europa no solo a través de su superávit comercial masivo, sino también a través de la inversión, los préstamos y el poder financiero que cumple los objetivos de la política exterior de China y ayuda a China a adquirir la tecnología necesaria para respaldar objetivos ambiciosos de modernización. China puede hacer esto porque puede "escoger y elegir" en sus relaciones con la Unión Europea, centrándose en sus intereses directos y, a menudo, haciendo caso omiso de las normas de la UE. Los europeos han comenzado a exigir aperturas recíprocas de la economía china, pero deben hacer más para evitar que China use sus vínculos económicos para obtener una ventaja geopolítica. La UE necesita un sistema de detección de inversiones y un conjunto de instrumentos de defensa comercial para protegerse de la política industrial china. También necesita relaciones más cercanas con socios de ideas afines en Asia para obtener influencia sobre los chinos. Y, sobre todo, necesita la unidad suficiente para evitar que China soborne individualmente a Estados miembros de la UE.

Rusia: Rusia presenta un tipo de desafío muy distinto, dirigido menos a la fortaleza económica de Europa que a su núcleo normativo. La UE y Rusia se han enzarzado en una batalla abierta por las normas de conducta internacional. La injerencia de Rusia en los asuntos internos europeos es una primera línea en esta batalla normativa, un intento de Moscú de erosionar el consenso liberal occidental desde dentro. La buena noticia es que, en los últimos años, los Estados miembros de la UE se han unido en particular en su punto de vista sobre Rusia, pero aún deben traducir esta unidad en una estrategia política que refleje no solo los valores europeos, sino también las realidades rusas. El camino para ganar la guerra normativa general no será tanto contrarrestar a Rusia directamente como mejorar la resiliencia de Europa y revitalizar el modelo occidental.

Turquía: Se supone que Turquía se está convirtiendo en parte de la Unión Europea, pero, de hecho, su largo proceso de adhesión se encuentra ahora irrevocablemente estancado. Turquía no muestra ningún deseo de restablecer el Estado de derecho o reiniciar su proceso de reforma, y Europa muestra aún menos deseo de contemplar la integración de un estado tan grande y problemático. Pero ninguno de los lados quiere finalizar el proceso tampoco. El resultado de esta hipocresía compartida es que los europeos no tienen un marco para tratar con Turquía como un estado normal a través de las relaciones bilaterales transaccionales. Sin perjuicio del proceso de adhesión, la UE necesita ir más allá de la adhesión y tratar de actualizar su unión aduanera, presionar a Turquía sobre los derechos humanos y el Estado de derecho, y establecer un marco para abordar las controversias que involucran a la diáspora turca. La adhesión no está funcionando, pero Europa necesita una relación bilateral efectiva con Turquía para asegurar sus objetivos en Oriente Medio y para reducir la influencia rusa en Turquía.

Estados Unidos: En una era de gran competencia, el aliado más cercano de Europa se ha convertido quizás en el problema geopolítico más preocupante. El problema no es solo que el presidente de los Estados Unidos ya no crea en la alianza transatlántica o incluso en el orden mundial liberal. La tendencia a largo plazo muestra que la atención y los intereses de EE. UU se están alejando de Europa hacia Asia. En la actualidad, los Estados Unidos a menudo tienen poco interés en cuestiones que afectan a Europa, como la inmigración desde el norte de África o Siria, por lo que no se puede esperar que apoyen firmemente los intereses europeos. Pero Europa todavía depende de unos Estados Unidos cada vez menos fiables para su seguridad y la mayoría de los Estados miembros de la UE se aferran aun desesperadamente a sus relaciones bilaterales con Washington, incluso bajo la voluble administración Trump. Como resultado, los EE. UU. conservan el mayor potencial de las grandes potencias para sembrar la desunión entre los europeos. Los europeos necesitan desesperadamente capacidad para actuar con independencia de los Estados Unidos, pero para lograrlo necesitarán confiar más entre sí que en el garante tradicional de su seguridad.

En general, las cuatro Power Audits muestran que los europeos, especialmente cuando trabajan juntos, conservan la capacidad de cooperar y competir efectivamente con todos estos poderes. Pero también muestran que, en cada caso, Europa no lo hace. Esta situación no es remotamente nueva, pero como la competencia geopolítica entre las grandes potencias se ha intensificado, se ha vuelto más perjudicial para los intereses europeos. El deseo de Europa de mantenerse alejado parece cada vez menos realista.

Los Power Audit de ECFR describen el desafío y trazan un camino hacia soluciones específicas. Tenemos la intención de seguir trabajando en ellos para seguir fomentando el debate sobre Europa como actor geopolítico y aplicar algunas de nuestras ideas Necesitaremos ayuda de los Sres. Trump, Putin, Xi y Erdogan para plantear el caso, pero esperamos que sigan demostrando a los europeos que la competencia geopolítica ha regresado.

comments powered by Disqus