OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


La amenaza del Brexit para la industria de defensa de Gran Bretaña

La amenaza del Brexit para la industria de defensa de Gran Bretaña



El septiembre pasado, Reino Unido publicó un llamativo documento sobre cómo ve la futura política exterior y las relaciones de defensa con la UE después del Brexit.

Los sucesivos gobiernos británicos han pasado años denunciando (y obstaculizando activamente) las aspiraciones de defensa europea, viéndolas como una amenaza para la OTAN. Así que fue una sorpresa leer que Gran Bretaña es en realidad una gran admiradora de la Política de Defensa y Seguridad Común de la UE. "El Reino Unido ha estado a la vanguardia del trabajo con la UE y los socios europeos", afirma el documento , y continúa argumentando a favor de una relación "profunda y especial" en estos ámbitos, una más cercana que cualquier otra cosa que la UE haya ofrecido hasta ahora a "terceros socios” más pequeños como los noruegos.

Desconcertados, los países del continente sospechaban un plan. ¿Gran Bretaña estaba tratando de "jugar la carta de defensa" en las negociaciones Brexit? Parece que no. El gobierno británico había flirteado con esa idea, pero en el otoño anterior había llegado a un compromiso "incondicional" con la seguridad europea.

Parece, más bien, que la perspectiva de Brexit ha cambiado. A pesar de toda la bravura sobre el poder y la importancia perdurable de “Global Britain”, incluso los “Leavers” dentro del gabinete han comenzado a darse cuenta de que una Gran Bretaña estratégicamente aislada de la Europa continental sería en última instancia menos segura. Entonces, en una especie de transformación en el lecho de muerte, ahora estamos abandonando el mito de que los esfuerzos de defensa de la UE socavan a la OTAN, y en su lugar aspiramos a apoyarlos.

Sin embargo, incluso asumiendo buena voluntad en ambos lados, será más fácil decirlo que hacerlo. La UE es ante todo una comunidad de derecho, y la relación de la UE con terceros tal como se establece en los Tratados no es especial ni especialmente profunda.

El ingenio puede encontrar formas de evitar esto; ECFR ha enlistado un panel de cuatro de las figuras de seguridad más experimentadas de toda Europa para identificar formas en las que una Gran Bretaña post-Brexit pueda permanecer cerca de la UE en asuntos de defensa y seguridad. Además de la dimensión estratégica, también tendrán que pensar en las relaciones de la industria de defensa; y en esta área, los recientes desarrollos en Europa han agregado una nueva dimensión de complejidad.

La industria británica de defensa y aeroespacial es la joya de la corona de fabricación del país. Junto con las industrias aliadas de seguridad y espacial, proporciona 363,000 empleos y genera 37 mil millones de libras en exportaciones anuales. Hace tiempo que comprendió y actuó sobre la necesidad de cooperar con los vecinos continentales.

En el mundo de hoy, solo EE. UU tienen los recursos para concebir, desarrollar y producir toda la gama de sistemas de defensa modernos a nivel nacional. Por ese motivo exacto, EE. UU no está disponible como socio para colaborar: solo otorga acceso selectivo a su mercado interno y se niega a compartir su tecnología, incluso con sus aliados más cercanos. Los europeos pueden comprar, e incluso invertir, en el avión de combate F35 que un día volará de mano de la nueva compañía británica, pero se les negará una comprensión total de cómo funcionan los aviones.

Por lo tanto, las empresas de defensa europeas están condenadas a trabajar juntas, ya sea en nuevos proyectos específicos de investigación y sistemas, o mediante empresas conjuntas y fusiones.

La industria británica ha adoptado esta lógica por completo. En algunos casos, nuestras compañías han sido adquiridas por grupos continentales (helicópteros y electrónica, por ejemplo). En otros, las empresas británicas han tomado la iniciativa. El mejor ejemplo es MBDA, una casa de misiles paneuropea en la que predominan Gran Bretaña y Francia, y que rivaliza con el estadounidense Raytheon en el mercado mundial.

Brexit ahora amenaza la futura participación británica en tales consolidaciones, e incluso en nuevos proyectos específicos, como el sucesor del Eurofighter, de dos maneras.

El primero es un problema compartido con gran parte de la industria manufacturera británica: ¿cómo se pueden mantener a tiempo las cadenas de distribución y fabricación, se pueden reclutar y desplegar equipos técnicos paneuropeos, si Brexit saca al Reino Unido del mercado único y la unión aduanera? Esta pregunta se ha planteado repetidamente desde antes del referéndum, pero aún no ha recibido una respuesta adecuada.

El segundo proviene de un nuevo plan de la UE para establecer un Fondo Europeo de Defensa con alrededor de 1.5 billones de euros al año extraídos del presupuesto general de la Unión, para subsidiar proyectos de investigación y desarrollo de defensa propuestos por agrupaciones de estados miembros de la UE. Hasta ahora, la colaboración industrial de defensa en Europa se había resuelto entre las capitales nacionales; Bruselas ha tenido poco que ver con eso. Ahora, la Comisión de la UE se convertirá en un importante pagador/jugador, y uno con una agenda clara.

Gastar dinero de la UE en defensa es una nueva partida para Europa, una justificación por la adopción de los líderes de la UE en 2016 de una Estrategia Global que apunta a la "autonomía estratégica". Eso podría significar varias cosas, pero una cosa que definitivamente significa es que la 'base tecnológica e industrial de defensa' de Europa (BTID) debería volverse más autosuficiente y menos dependiente de EE. UU. Por lo tanto, no sorprende que las reglas del régimen de subsidios que actualmente se debaten en las instituciones de la UE especifiquen que la subvención debería estar disponible solo para las industrias de defensa de la UE.

Definir qué organizaciones se consideran 'industrias de defensa de la UE' es el juego del momento. La disposición tiene evidentemente la intención de responder a la larga negación del acceso al mercado y la transferencia de tecnología de los Estados Unidos adoptando una postura más recíproca en este lado del Atlántico.

Para el Reino Unido, la pregunta es cómo evitar convertirse en daños colaterales de esta nueva política. Los británicos argumentarán que han sido socios íntimos durante mucho tiempo en el BTID; que tienen tecnologías y conocimientos que no se encuentran en otras partes de Europa; y que felizmente aumentarán proporcionalmente sus propios subsidios para contribuir a los grupos de proyectos financiados por la UE.

Pero legalmente hablando, una vez que abandone la UE, Gran Bretaña no será más que un 'tercer país' como los EE. UU. Incluso si los legalistas europeos se sintieran inclinados a hacer una excepción, hacerlo plantearía serias objeciones de otros terceros países, especialmente de la Casa Blanca.

Por ello, un patrón familiar emerge. La salida de Gran Bretaña de la UE dañará a ambas partes, especialmente al Reino Unido, pero también a la UE-27. Entonces, ¿por qué no ofrecer a los británicos un trato especial? Porque los obstáculos legales y políticos parecen, a primera vista, insuperables. Sin embargo, a menos que se encuentren formas de rodearlos, la última pieza importante de la industria manufacturera del Reino Unido podría verse cada vez más excluida de Europa y enfrentar un futuro sombrío.

comments powered by Disqus