OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Controlando el caos: cómo Rusia maneja su guerra política en Europa

Publicación

By


Cómo Putin coordina las medidas activas de Rusia 

Rusia considera que las «medidas activas» -acciones de guerra política- son parte esencial de sus esfuerzos por influir en Europa. Las medidas van desde apoyar a los partidos populistas mediante campañas de desinformación y espionaje hasta fomentar un intento de golpe de estado en Montenegro. Un innovador y nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés) evalúa el alcance de la planificación y coordinación de estas campañas.

Se encuentra poca evidencia de un "plan maestro" o de un sistema centralizado de mando y control. Más bien, el Kremlin establece los objetivos generales de debilitar a la Unión Europea y a la OTAN, y de distanciar a Europa y a los Estados Unidos el uno del otro. Estos objetivos son perseguidos y amplificados por una serie de actores tanto estatales como no estatales, dispuestos a agradar al Kremlin, y ocasionalmente reaccionado e intensificado por el propio gobierno. Este fue el caso en el infame 'Lisa Case' de 2016 cuando los primeros informes de medios sociales de Alemania fueron reutilizados en los medios de comunicación rusos y más tarde citados por el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

Sin embargo, en otros casos hay una dirección claramente más visible. El secretario de prensa presidencial, Dmitry Peskov, se reúne cada viernes con los editores de las principales plataformas gubernamentales de medios en el Kremlin para esbozar las líneas y temas esperados para la próxima semana. Las 'granjas de troles' reciben objetivos diarios y semanales, así como temas de discusión; y los telegramas del Ministerio de Relaciones Exteriores guían las actividades de las embajadas de Rusia en el extranjero. Además, los servicios de inteligencia, a los que se les concede una considerable libertad de maniobra, trabajan estrechamente con los dirigentes políticos.

Cuando se lanzan grandes campañas, tienden a involucrar una amplia gama de diferentes instrumentos utilizados en coordinación. En 2016, por ejemplo, el Kremlin lanzó una campaña para tratar de asegurar que Finlandia no se uniera a la OTAN. El ritmo de la hostilidad de los troles y la desinformación se levantó sorprendentemente; Putin insinuó represalias si Helsinki hacía tales movimientos; y horas después de que Finlandia firmara un pacto de cooperación de defensa limitado con los EE.UU, aviones de guerra rusos hicieron incursiones sospechosas en el espacio aéreo finlandés.

En la medida en que hay coordinación y control, el informe concluye que la Administración Presidencial es la institución crucial a través de la cual las solicitudes de aprobación para las operaciones de las medidas activas más importantes son enviadas y de la cual las ordenes son emitidas. El primer jefe adjunto del personal, Alexei Gromov (bajo sanciones estadounidenses y de la UE por su papel en la anexión de la Crimea en 2014) responsable de los asuntos extranjeros y de los medios de comunicación probablemente tenga un papel clave, pero casi todas las divisiones de la Administración Presidencial están involucradas de una manera u otra.

Como tal, el informe recomienda que la observación de la Administración Presidencial debe convertirse en una prioridad para los gobiernos europeos, lo que requiere una inversión significativa en capacidad analítica. Dado que la mayoría de las acciones que apoya de forma vertiginosa o retrospectiva son las iniciativas de actores específicos, desde empresarios hasta corporaciones, entonces debería ser una prioridad identificar y apuntar a esos individuos también.

Más allá de eso, el informe describe los diferentes objetivos tácticos que Moscú persigue en cada país europeo, dependiendo de su fortaleza institucional y su exposición a Rusia. Como tal, es vital apreciar que no es apropiada una respuesta única, y la construcción de capacidad institucional es tan importante para responder a la intromisión rusa como medidas más directas tales como invertir en contrainteligencia y luchar contra la desinformación.

Nota a los editores

Mark Galeotti está disponible para comentarios. Para solicitar una entrevista, póngase en contacto con el encargado de Comunicación de ECFR, Conor Quinn, en conor.quinn@ecfr.eu o en el +44 7413 636 323.

Este documento, al igual que todas las publicaciones de ECFR, representa las opiniones de sus autores, no la posición colectiva de ECFR o sus miembros del Consejo.

Más publicaciones