OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Tras la decisión de Trump sobre Irán, es hora de que Europa tome medidas

Tras la decisión de Trump sobre Irán, es hora de que Europa tome medidas


twitter-icon @EllieGeranmayeh

United States Department of State (Public Domain)

Seis pasos para que la UE y sus Estados miembros salven el acuerdo nuclear con Irán.

A pesar de meses de negociaciones E3-US para evitar una crisis innecesaria sobre el acuerdo nuclear de Irán, el presidente Trump ha declarado una dura salida del acuerdo. La decisión demuestra que EE. UU. ha decidido que la confrontación con Irán es necesaria e inevitable, independientemente de lo que piensen los aliados europeos. La administración de los EE. UU. parece destinada a aumentar las tensiones con Teherán y promover una implosión de la economía de Irán de forma que aumente significativamente los riesgos de una mayor escalada militar en Oriente Medio. Además, en las próximas semanas, Estados Unidos parece estar a punto de liderar un asalto económico y político a los intereses europeos.

El E3 debería ahora reconocer que su táctica de negociación del acuerdo y el compromiso con Trump ha fallado. Si Europa quiere tener alguna influencia sobre la próxima política de EE. UU. en Irán, los gobiernos europeos deberían cambiar rápidamente de rumbo, unificándose detrás de una estrategia diplomática más asertiva destinada a disuadir el peor escenario del renovado programa nuclear iraní y evitar más inestabilidad y violencia en una región que está cerca de sus fronteras.

Los gobiernos europeos están tentados de pensar que las demoras en la implementación de las sanciones significan que todavía tienen tiempo para persuadir al presidente de los Estados Unidos de que cambie de rumbo. Pero el presidente de los Estados Unidos ha cumplido su promesa de retirarse por completo del acuerdo. En la actualidad, cuenta con el apoyo de asesores clave que desde hace tiempo abogaron por una postura contundente contra Irán, no solo por el acuerdo nuclear sino también en términos de fomentar el cambio de régimen en Irán. Ahora debe quedar muy claro que la actual administración de los EE. UU. no puede ser un socio para salvar el trato.

En este contexto, la UE y sus Estados miembros deberían priorizar ahora los siguientes puntos de acción:

  1. Los líderes europeos deberían utilizar la próxima reunión del Consejo Europeo del 17 de mayo en Sofía para condenar pública y unánimemente la decisión de EE.UU. de retirarse de un acuerdo multilateral de seguridad global y colocar la responsabilidad de cualquier inestabilidad que resulte en la administración Trump.
  2. Los líderes europeos deberían rechazar una mayor negociación entre el E3 y la administración estadounidense de un "marco más amplio" sobre la política iraní, incluida la posibilidad de nuevas sanciones de la UE contra Irán, hasta que la administración Trump haga ajustes significativos para minimizar la aplicación de sanciones secundarias estadounidenses. apuntando a empresas europeas que hacen negocios con Irán.
  3. Los gobiernos europeos deberían priorizar las medidas destinadas a mantener la adhesión iraní al acuerdo. El E3 / UE debería reunirse con sus homólogos iraníes del ministerio de Exteriores para acordar planes de contingencia. Los gobiernos europeos deberían presentar argumentos al gobierno iraní y al público sobre por qué el acuerdo puede sostenerse y continuar sirviendo a los intereses de Irán. Esto debería enfatizar los beneficios económicos inmediatos de la continuación de las exportaciones de petróleo (que Europa debe prometer mantener como prioridad). En este esfuerzo por atraer a Irán, Europa debería cooperar con Rusia y China, las otras partes en el acuerdo nuclear.
  4. El enfoque de Europa debería incluir la formulación de condiciones legales claras para los sectores estratégicos de comercio con Irán destinados a proteger acuerdos comerciales europeos clave vistos como barómetros del éxito del acuerdo nuclear y la continuación de su supervivencia (es decir, en el ámbito de la energía, la aviación y la industria automotriz). El E3 / UE debería priorizar la obtención de exenciones en la aplicación de las sanciones secundarias de EE. UU. para las empresas de energía europeas y servicios financieros relacionados para permitir la continuación de las importaciones de petróleo y los pagos a Irán. Con este fin, los Estados miembros de la UE deberían comenzar las consultas sobre la aplicación de medidas contra los Estados Unidos. Esto debería incluir amenazas políticas y legales de que la UE considere reactivar el Reglamento de Bloqueo de la UE e incluso imponga nuevas sanciones contra los activos de compañías estadounidenses con sede en Europa para permitir la devolución de las multas injustas e ilegales impuestas a compañías europeas que hacen negocios con Irán. Los líderes europeos deberían presionar firmemente a la administración Trump con este tema, dejando claro que este es un asunto crítico para la relación transatlántica, así como la cooperación en curso en cuestiones regionales en Oriente Medio.
  5. Los gobiernos europeos también deberían buscar soluciones puente para mantener las conexiones bancarias con Irán, incluso a niveles muy reducidos, conectando temporalmente los bancos centrales respectivos en los Estados miembros de la UE con el Banco Central de Irán y creando líneas de crédito de emergencia. El EAS de la UE debería acelerar la coordinación entre los principales Estados miembros, sus agencias de crédito a la exportación y los bancos estatales para diseñar nuevos mecanismos bancarios que permitan un cierto grado de riesgo compartido entre los gobiernos y el sector financiero en los negocios con Irán. Este esfuerzo debería tener como objetivo facilitar un enfoque paneuropeo hacia la creación de vehículos especiales para financiar el comercio e inversión sectorial específico con Irán. El SEAE de la UE también debería avanzar en las propuestas existentes para que el Banco Europeo de Inversiones se convierta en un banco de préstamos para inversiones de largo y medio plazo dentro de Irán.
  6. Ahora será más importante que nunca para los europeos mantener un diálogo con Irán sobre las cuestiones de los misiles balísticos y regionales, dado que la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear ya está alimentando una escalada regional más amplia. Esto es particularmente cierto ya que es probable que la administración Trump trabaje con sus aliados regionales clave para acompañar la retirada del acuerdo nuclear con un impulso más amplio contra Irán. Alemania, Francia, el Reino Unido e Italia deberían acelerar y formalizar las conversaciones regionales recientemente iniciadas con Irán, incluidos los esfuerzos para avanzar en las posibilidades de reducción de la escalada entre Irán e Israel en Siria, donde la situación es cada vez más febril.

Al final, puede que Europa no sea capaz de rescatar el acuerdo nuclear. Pero si los europeos quieren promover la no proliferación en la región y reducir la inestabilidad regional, deben demostrar a los estadounidenses, los iraníes y otros actores que están dispuestos a intentarlo. Permitir el colapso del acuerdo nuclear sin una lucha adecuada tendrá consecuencias inmediatas y desastrosas en Oriente Medio, mientras que también reducirá significativamente la relevancia europea en la seguridad global. Europa se enfrenta a una elección crítica e histórica y debe demostrar su voluntad política de avanzar en sus intereses de seguridad a través de una diplomacia robusta.

comments powered by Disqus