OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Qué puede hacer Europa por los Balcanes Occidentales

Qué puede hacer Europa por los Balcanes Occidentales


twitter-icon @vtcherneva

Flickr/EEAS

Ya es hora de que la UE vaya más allá de la "estabilocracia" y se ponga de pie frente a los líderes políticos nacionalistas étnicos. 

Los Balcanes no son tan interesantes como hace tiempo. La violencia a gran escala que hizo de la región una preocupación central de la política europea en la década de los 90 ya no es una característica de la política de los Balcanes.

Se trata de progreso, por supuesto. Sin embargo, la ausencia de violencia no significa la ausencia de problemas. La debilidad económica persistente, la creciente frustración pública con los líderes y las renovadas tensiones étnicas han creado una mezcla inestable bajo una calma superficial. Al mismo tiempo que la atención de Europa hacia estos temas ha descendido, actores externos - sobre todo Rusia, pero también Turquía y China – han comenzado a tomar posiciones. Si la Unión Europea quiere mantener la estabilidad y la influencia en su conflictiva periferia, tendrá que volver a comprometerse con los Balcanes.

La adhesión a la UE debería seguir siendo una parte importante del compromiso europeo. Sin embargo, dado los graves problemas en la región y la lentitud de la ampliación, la UE necesita tomar medidas inmediatas y concretas que puedan marcar una diferencia para los públicos locales y cambiar las dinámicas negativas en la región. Esto debería incluir aumentar su inversión en las economías de los Balcanes, mejorar su asistencia técnica a los gobiernos de los Balcanes y, lo más importante, mantener a los líderes de los Balcanes en niveles políticos más altos.

El malestar de los Balcanes

La paz ha traído un crecimiento moderado y la reducción de la pobreza a los Balcanes Occidentales. Sin embargo, la corrupción y el desempleo, en particular el desempleo juvenil que oscila entre el 39% en Montenegro y el 54% en Bosnia y Herzegovina, sigue siendo una lacra persistente. No es casualidad que la insatisfacción con la clase política y las políticas estén también en aumento: el 71% de los ciudadanos de la región carece de fe en la efectividad e imparcialidad, incluso del poder judicial. Todo esto significa que las personas tienen expectativas muy bajas sobre su futuro. El 43% de los ciudadanos de los Balcanes Occidentales han considerado emigrar a otros lugares.

Más allá de sus desafíos económicos similares, los seis estados de los Balcanes occidentales comparten tensiones étnicas que siguen latentes, aunque cada uno tiene sus propias particularidades.

Albania tiene profundas divisiones políticas en las que la política y las relaciones entre clanes se entrelazan en una red de venganza y corrupción. El narcotráfico y el blanqueo de dinero crecen en este ambiente. En lugar de responder a estos fallos de gobernanza, Edi Rama, el primer ministro albanés, lo ha empeorado recientemente al elevar el espectro de la Gran Albania, alimentando los temores del secesionismo albanés en el país vecino, Macedonia.

Bosnia y Herzegovina todavía sufre de estancamiento y paralización 22 años después del final de su guerra civil. Las divisiones en Bosnia y Herzegovina entre los tres grupos étnicos han crecido, en todo caso, en los últimos diez años. Pocas instituciones del estado funcionan como deberían (de una manera multiétnica).

El Banco Central, por ejemplo, tiene tres líderes que compiten entre sí y es probable que el ejército se descomponga en términos étnicos en caso de crisis. La idea de la UE de crear instituciones que pudieran crear un estado multiétnico ha sido volcadas debido a la política étnica. Las lealtades étnicas han resultado ser más fuertes que cualquiera de las instituciones construidas en el extranjero.

Kosovo está luchando por establecer un buen gobierno, mientras enfrenta nuevas tensiones con Serbia. El ex primer ministro de Kosovo y héroe de guerra, Ramush Haradinaj, ha probado dos veces en el tribunal de crímenes de guerra de La Haya, incluso amenazó con reclamar un tercio del territorio de Serbia. Pristina también ha logrado relanzar las tensiones con Montenegro por la demarcación de su frontera.

En Macedonia, una crisis política interna ha causado tensiones interétnicas e incluso violencia. Nuevos enfrentamientos no son inminentes, pero la gran crisis continúa. Líderes como el ex primer ministro Nikola Gruevski continúan jugando la "tarjeta étnica" para obtener ganancias políticas, lo que puede volver a encender la violencia.

Montenegro logró unirse a la OTAN y escapar de un aparente intento de golpe de estado apoyado por Rusia, sin embargo, todavía se encuentra en el comienzo de su proceso de reformas europeas y necesita estabilizar sus finanzas públicas.

Finalmente, los funcionarios de Serbia son igualmente propensos a provocar tensiones regionales. El ministro de Asuntos Exteriores de Serbia, Ivica Dacic, señaló recientemente que Serbia nunca debería haber reconocido a Macedonia bajo su nombre actual. Otros comentarios serbios se hacen eco de ciertas acusaciones en la política interna de Macedonia que retratan al líder macedonio Zoran Zaev y su nueva coalición como un paso hacia la destrucción de Macedonia y la creación de una Gran Albania.

Retirarse a la 'estabilocracia'

El malestar de los Balcanes ha tenido un efecto indirecto cuando se trata de la legitimidad de la UE. Solo el 39% del público en la región sigue viendo la membresía de la UE como algo bueno para sus economías. Peor aún, los líderes balcánicos ven ahora todo el proceso de adhesión cínicamente. Tal y como lo describió un político local: "Les mentimos [a la UE] al decir que estamos decididos a hacer reformar y ellos nos mienten cuando sostienen que están hablando en serio sobre la adhesión.”

Uno puede entender su cinismo. Los ciudadanos europeos parecen oponerse a la incorporación de nuevos miembros a la UE y están dispuestos a decírselo a sus gobiernos. Además, solo se necesita un solo grupo político reacio y un gobierno susceptible para torpedear la adhesión.

En ausencia de un proceso de adhesión efectivo, la búsqueda de estabilidad en la periferia de Europa ha motivado a los líderes de la UE a hacer la vista gorda ante la intimidación de la oposición y el autoritarismo progresivo. Tal y como escribimos en un informe en ECFR durante el 2016, "estos 'intocables' superan el escrutinio independiente y la revisión judicial, empleando una poderosa retórica de populismo y nacionalismo, y alimentando la polarización de estas sociedades".

Los informes de Freedom House's Nations in Transit y las clasificaciones de democracia para 2016 muestran que casi todos los países de la región experimentaron una disminución en sus puntuaciones de democracia. La mayor disminución se produjo en Macedonia, que permaneció sumida en una crisis política y democrática durante la mayor parte de 2016. Serbia estuvo en alerta, principalmente debido a las irregularidades en la gestión de las elecciones parlamentarias de 2016 y a una disminución general de su gobernabilidad democrática.

Esta "estabilocracia", como se conoce en la región, amplifica los problemas subyacentes de los Balcanes Occidentales. Fomenta la corrupción, expulsa a los jóvenes y aleja a la región de la UE.

Ya es hora de que la UE vaya más allá de la “estabilocracia”. Abordar los desafíos económicos es una vía para obtener resultados concretos. La integración en infraestructura, transporte, energía y asuntos digitales están en la agenda del existente proceso de Berlín que tenía la intención de revigorizar el proceso de adhesión. De hecho, hay un fuerte apoyo público en los países de los Balcanes Occidentales para una mayor cooperación regional. Esta iniciativa liderada por alemanes debería conducir a la creación de un fondo de infraestructura, pero cualquier esfuerzo serio requeriría que los estados miembros duplicasen los fondos disponibles.

Sin embargo, el verdadero desafío será político. La UE no debe permitir que líderes como Gruevski permanezcan en el poder durante tanto tiempo en cualquier país candidato. Con el tiempo, erosionan los controles y contrapesos y contravienen los principios básicos de la gobernabilidad democrática.

Esto significa que la UE necesita ser más política y más intrusiva, pero las instituciones de la UE en sí mismas no tienen una tradición de adoptar ese tipo de línea dura. Se requirió la intervención estadounidense para resolver la reciente crisis en Macedonia, a pesar de que varios altos funcionarios de la UE habían visitado Skopje antes que la delegación de Estados Unidos. Por tanto, deben ser los estados miembros quienes deben tomar la iniciativa.

Naciones como los Países Bajos que tienen un historial de trabajo en materia de estado de derecho y cuestiones de derechos humanos deben adoptar una postura más prominente. E incluso después de Brexit, el Reino Unido puede incluirse en conversaciones relacionadas con la seguridad. La libertad de los medios y la legislación de las ONG son otras áreas sensibles en las que determinados estados miembros (como Francia o España) podrían desempeñar un papel destacado. Invertir en consultas técnicas con los gobiernos sobre cómo reestructurar los sectores públicos vitales, como la salud y la educación, también traería grandes ganancias.

La UE no puede asumir que ¨lo mismo de siempre¨ proporcionará estabilidad en los Balcanes. Eso requerirá unir las herramientas de acceso con ambición económica y claridad política.

comments powered by Disqus