OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


La sensación de un final: las siluetas del próximo gobierno alemán

La sensación de un final: las siluetas del próximo gobierno alemán


twitter-icon @JJ52

Wikimedia Commons

Los días de un destacado papel para Alemania en Europa parece que se han dejado atrás.

Se tardaron cinco días y una larga noche para negociar; y aunque el producto técnicamente no es más que una página de resultados de conversaciones informales, en realidad el acuerdo de la semana pasada entre los demócratas cristianos y los socialdemócratas será la base de un acuerdo de coalición y un programa de gobierno para los próximos cuatro años.

El mensaje del documento es todo acerca de intenciones, con referencias ocasionales a instrumentos y estrategias. La frase "Queremos ..." aparece 130 veces, en contraste con aproximadamente las 50 menciones de "Haremos ...", y los aún menos comentarios sobre cómo se lograrán dichos objetivos. Los líderes del partido y sus equipos de negociación han tejido hábilmente un conglomerado de posiciones y preferencias de ambas partes, cubriendo todos los aspectos principales de la política interna y externa.

A diferencia de los acuerdos de coalición típicos (así como los temas de la campaña electoral pasada), Europa desempeña un papel clave en el documento. Está en la lista por encima de todas las cuestiones de política interna y otras cuestiones de política exterior, lo que sugiere que la política europea será la base de la próxima Gran Coalición en la política alemana.

De hecho, la necesidad de liderar, dar forma y fortalecer Europa ha sido la narrativa principal de la canciller Angela Merkel y del presidente del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD por sus siglas en alemán), Martin Schulz, al hablar de la necesidad de un gobierno alemán estable basado en una mayoría fiable en el Bundestag. Merkel ha utilizado el argumento para rechazar la propuesta de un gobierno minoritario de su partido o la opción de nuevas elecciones, mientras que Schulz necesitaba la agenda europea como una responsabilidad de alto nivel de la política alemana para justificar el cambio radical que hizo desde la eliminación de otra gran coalición en la noche de las elecciones.

Los lectores del documento apenas captarán este contexto. No se trata de una nueva fundación de Europa ni de cambios importantes en las políticas de la UE. Al menos no abiertamente: muchos asuntos polémicos de desacuerdo entre los Estados miembros son ignorados sin comprometer el nuevo gobierno a tomar una posición precisa. 

Esencialmente, tanto la CDU / CSU como el SPD quieren "más Europa" en un sentido general; lo quieren en cooperación con Francia; y quieren atraer a todos o casi todos los Estados miembros, en la búsqueda de este objetivo, sin socavar el marco institucional único de la UE.

El documento contiene amplias listas de principios y metas de integración, junto con algunos resultados específicos como un plan de salario mínimo de la UE, cierta armonización fiscal (incluido un impuesto a las transacciones financieras), un Fondo Monetario Europeo en el marco del tratado, condicionalidades adicionales para la movilidad laboral en la UE, reforma del presupuesto de la UE y una reformulación de su argumento de solidaridad.

En cuanto a Macron, verá que el gobierno alemán prioriza abiertamente su relación con Francia y que está listo para cimentar la relación con un nuevo tratado bilateral. Pero también notará que el documento no avala muchas de sus ideas de alto vuelo del discurso de la Sorbona celebrado unos días después de las elecciones alemanas en septiembre de 2017.

No se menciona un presupuesto sustancial de la zona euro, por ejemplo. En cambio, el acuerdo ve espacio para una sección específica del presupuesto de la UE para financiar la estabilización económica y la convergencia social o apoyar reformas estructurales en países de la zona euro, "que en el futuro podría convertirse en la base de un presupuesto de inversión para la zona euro". Esto es lo más cercano que los demócratas cristianos y los socialdemócratas llegan a la idea de Macron.

Del mismo modo, las propuestas francesas sobre seguridad y defensa no se rechazan como tales, sino que se enmarcan de manera tan amplia que queda poco espacio para objetivos y estrategias militares específicos. Por lo tanto, el acuerdo no menciona el objetivo de gasto del 2 por ciento establecido por la OTAN cuando se habla de las fuerzas armadas, pero compromete específicamente al próximo gobierno con el antiguo objetivo del 0,7 por ciento para la AOD.

La clave para entender el acuerdo, sin embargo, no se puede encontrar en sus disposiciones, ni en Europa, ni en cuestiones de política interna. El hecho es que se necesita un gobierno de mayoría, ya que se cree que los votantes desaprueban el fracaso en la entrega de un gobierno basado en el resultado de las elecciones. La CDU de Merkel y el partido hermano bávaro CSU han demostrado consistentemente que quieren formar una coalición y, por falta de alternativas, están listos para construir un gobierno con el SPD.

Una negativa de los socialdemócratas a formar parte de una coalición significaría una reducción aún mayor del partido si fueran necesarias nuevas elecciones. Eso no significa que el deseo de los funcionarios y los miembros del partido de entrar en la oposición se hayan ido. Muchos de ellos creen que esa es la única forma en que el SPD se regenera, se rejuvenece y vuelve a crecer. Por esta razón, el cambio de sentido del liderazgo tuvo que ser cuidadosamente envuelto para ser aceptado dentro de la fiesta. Schulz tuvo que prometer un proceso abierto que debería permitir todos los resultados posibles, desde la oposición a la tolerancia de un gobierno minoritario, a la construcción de coaliciones sectoriales o temporales, hasta una coalición regular.

Todas estas opciones estarán en la mente de los delegados de SPD cuando se reúnan el 21 de enero para revisar y debatir el documento de acuerdo. Algunas organizaciones partidarias a nivel estatal ya descartaron la aprobación de una gran coalición, mientras que otras tomaron la posición opuesta.

En el debate, Schulz y sus colegas del liderazgo presentarán tres argumentos: Primero, que una Europa coherente y capaz necesita un gobierno alemán fuerte; segundo, que el acuerdo refleja elementos sociales y democráticos esenciales como la justicia social, y tercero, que la membresía del partido merece tener una última palabra sobre un acuerdo formal, lo cual solo ocurrirá si la convención del partido allana ahora el camino para las negociaciones formales.

Si la convención del partido sigue ese razonamiento, las negociaciones formales comenzarán pronto; el voto de membresía podría celebrarse a principios de marzo, y un gobierno podría estar en el cargo antes del receso de Semana Santa.

El mensaje de este gobierno no sería uno de nuevo comienzo, sino uno de pragmatismo y responsabilidad. Merkel y Schulz gobernarán, pero no inspirarán. Esta gran coalición simbolizará el comienzo del fin de una era, en lugar del lanzamiento de una nueva.

Por supuesto, un fracaso para formar un gobierno obligaría a un final más abrupto de esa era. Si alguno de los dos votos del SPD resulta en un “no”, Alemania enfrentaría nuevas elecciones antes de finales de junio o posiblemente después de las vacaciones de verano.

De cualquier  manera, los días de un destacado papel para Alemania en Europa parece que se han dejado atrás.

comments powered by Disqus