La política exterior ha vuelto a la agenda europea. Los acuerdos sobre Kosovo e Irán muestran que Europa puede lograr resultados cuando los Estados miembros y las instituciones europeas trabajan unidos. Ambos logros son el resultado de un largo proceso que empezó años atrás. La edición 2014 del ECFR Scorecard también muestra que, junto a algunos éxitos, Europa ha tenido serios problemas a la hora de estabilizar su propio vecindario. La crisis en Siria ha empeorado, la Política de Vecindad de la UE continúa siendo poco efectiva en países como Egipto y Europa se encuentra cada vez más en desacuerdo con Rusia.
La cuarta edición de la pionera publicación de ECFR ‘European Foreign Policy Scorecard’ examina 66 aspectos específicos de la política exterior europea en seis áreas cruciales: relaciones con Estados Unidos, China, Rusia, Vecindad Europea, Medio Oriente y Norte de África y el papel de Europa en instituciones multilaterales y gestión de crisis. Los autores evalúan el rendimiento con calificaciones y asignando las etiquetas de “leaders” o “slackers” a cada país dependiendo de si su actuación ha servido para liderar o dificultar la capacidad europea y de la EU en alcanzar sus objetivos.

    La política exterior europea en 2013. 2013 fue un buen año comparado con los tres anteriores. Hubo una mejora en algunos aspectos como las relaciones con China (de una C+ a una B-), Vecindad Europea (de C+ a B-) y Oriente Medio y Norte de África (de C+ a B-). Por otra parte, Europa no logró avanzar objetivos en sus relaciones con Rusia, así como en gestión de crisis y asuntos multilaterales.
     
    ¿Activismo en lugar de liderazgo? El papel de los Estados miembros de la UE: Francia fue el estado miembro más activista, pero con frecuencia no logró el apoyo de otros Estados Miembros. El Reino Unido se centró en comercio y  relaciones bilaterales, en detrimento de una agenda de política exterior más ambiciosa. Alemania desarrolló una política exterior claramente basada en intereses. Italia volvió a la escena internacionalen 2013, involucrándose en asuntos que han ido desde la Vecindad hasta la cooperación al desarrollo. Suecia y Polonia consolidan su papel como líderes en iniciativas para la política exterior europea.  
     
    TTIP: ¿El próximo éxito de la política exterior europea? Un área transatlántica de libre comercio podría tener importantes beneficios estratégicos y económicos para la UE. El TTIP podría permitir a los europeos fijar nuevos estándares para el comercio global. Sin embargo, el TTIP es un proyecto a largo plazo y, al igual que en los casos de Irán y Kosovo, puede llevar una década hasta que dé resultados tangibles. Al mismo tiempo, las revelaciones de la NSA podrían ser más perjudiciales para la relación trasatlántica de lo que fue la guerra de Irak hace una década.

“Un experimento pionero en análisis de política exterior” Foreign Affairs
“Una herramienta inestimable para ampliar nuestro conocimiento sobre la política exterior europea” Javier Solana