Abarcan todo el abanico ideológico pero son euroescépticos, simpatizan con Putin y prefieren las fronteras cerradas