El despliegue de misiles Iskander en Kaliningrado ha generado temores en Europa sobre si territorio se está convirtiendo en el principal puesto de combate de Rusia.