OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Estabilizar Malí - por qué Europa debe mirar más allá de los tecnicismos

Estabilizar Malí - por qué Europa debe mirar más allá de los tecnicismos



Para fomentar la estabilidad a largo plazo en Malí, la comunidad internacional no debe contentarse con la aplicación de los tecnicismos. 

El nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron, trató de enviar un mensaje claro con su llegada a Malí, en su primer viaje oficial como jefe de Estado. Al visitar Gao, la base principal de la Operación Barkhane y la mayor base operativa francesa en el extranjero, Macron tenía sin duda la intención de mostrar su apoyo a los soldados franceses y continuar con su postura firme contra los grupos terroristas - ya sea en Francia, en el Levante o, en este caso, en el Sahel.

Como señaló RFI, la agenda de Macron tenía tres componentes: una mayor movilización de las fuerzas de Barkhane en el norte de Malí, un esfuerzo acelerado para aplicar los Acuerdos de Argel de junio de 2015 para resolver el conflicto desencadenado por la rebelión Tuareg de 2012, e intensificar los esfuerzos para apoyar el Sahel G5, la agrupación de cinco países del Sahel que incluye a Malí y está destinada a fomentar la cooperación en materia de seguridad y desarrollo en la región.

La aplicación de los Acuerdos de Argel sigue siendo un elemento vital que afecta a la región. Es el foco de la atención política internacional (y de cantidades significativas de dinero internacional) en Malí, con grupos armados de todas las partes del conflicto reafirmando regularmente su apoyo a los Acuerdos que siguen siendo el único marco para lograr una solución política en Malí. El único problema: la rápida evolución de la situación en Malí significa que los Acuerdos se volvieron obsoletos casi tan pronto como se firmaron. Con el fin de ponerlos en práctica, es necesario comprender cómo ha evolucionado la situación política y de seguridad en Malí y cómo la aplicación de los Acuerdos, tal como se prevé actualmente, puede causar más problemas en el futuro.

Hace apenas unos meses, los Acuerdos parecían estar al borde del colapso. Tanto los grupos armados ostensiblemente progubernamentales como anti-gubernamentales involucrados en el proceso de paz habían suspendido su participación en las conversaciones para coordinar la implementación de los Acuerdos y la Coordinación del Mouvements de l’Azawad (CMA) – compuesto por varios grupos rebeldes-  y exigieron una reunión urgente y de alto nivel para discutir su destino. Unas semanas antes, un camión bomba devastador rasó a través de una agrupación de combatientes de diferentes grupos armados destinados a emprender patrullas conjuntas de seguridad en la ciudad de Gao, matando a unos 80 combatientes.

Desde entonces, las tensiones se han calmado parcialmente y se han hecho progresos lentos. Las patrullas de seguridad limitadas que involucran a algunos grupos armados con la cooperación del gobierno han tomado provisionalmente Gao y Ménaka. Además, después de casi dos años de retrasos, las autoridades provisionales encargadas de restablecer la gobernanza local se han instalado en las regiones noroccidentales de Taoudéni y Tombuctú.

Sin embargo, estas mejoras provisionales se han producido en un contexto dramático de creciente derramamiento de sangre y ataques. Mientras que el bombardeo de Gao y el ataque de noviembre de 2015 contra el hotel Radisson Blu en la capital Bamako coparon los titulares, los ataques contra las fuerzas malienses, francesas, de la ONU y funcionarios civiles siguen siendo un suceso casi diario en el norte y centro del país. Según las Naciones Unidas, esos ataques se triplicaron entre 2015 y 2016, mientras que un grupo de organizaciones locales e internacionales de derechos humanos han clasificado más de 150 asesinatos de civiles y soldados en ataques este año solamente. Estos incluyen a las víctimas de varios ataques mortales durante el mes de mayo reivindicados por Jama'at Nusrat al-Islam wa al-Muslimin (el Grupo para el apoyo al Islam y los musulmanes, o JNIM). Este movimiento, fundado por al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y sus movimientos alineados en Malí, ha reclamado la autoría de decenas de ataques desde que anunció su creación a principios de marzo bajo el mando del veterano rebelde y figura política Iyad Ag Ghali.

Sin embargo, este desmoronamiento del estado de la seguridad no ha alterado el enfoque de la comunidad internacional sobre los Acuerdos de Argel y que estos son el camino a seguir en Malí. Como un alto funcionario francés en Bamako me explicó rotundamente en febrero, simplemente no hay ningún otro marco en consideración. El interés de la comunidad internacional en los Acuerdos tiene cierto sentido, dada la necesidad de un marco mutuamente aceptable que pueda servir como punto focal para las negociaciones y la implementación. Es posible que los Acuerdos todavía puedan proporcionar una hoja de ruta para la integración de los combatientes armados en el gobierno y en la sociedad maliense, así como el regreso de la gobernabilidad a partes del norte donde ha estado ausente desde la ocupación yihadista de 2012 - y donde en algunos casos estaba ausente mucho antes de ello.

No obstante, aún quedan numerosos retos que van más allá de las cuestiones técnicas de aplicación. Los Acuerdos fracasan en muchos casos en reflejar las realidades cambiantes y la compleja dinámica que existe entre los grupos armados, las poblaciones locales, el gobierno de Malí, y las fuerzas de paz y tropas internacionales de la Operación Barkhane.

Por un lado, mientras que las coaliciones de grupos armados que firmaron los Acuerdos de Argel nunca fueron entidades unificadas, se han fragmentado aún más bajo el peso de tensiones duraderas. Esto ha atomizado aún más a las comunidades bajo la protección de estos grupos, intensificando su necesidad de armarse (o alinearse con un grupo armado) no sólo para la protección, sino también para hacer incluso demandas básicas al gobierno. En las diferentes regiones del norte de Malí, los grupos armados se han fragmentado cada vez más en los últimos dos años a lo largo de las líneas étnicas, compitiendo, pero también en algunos casos reajustándose, cuando se adaptaban a sus necesidades políticas y de seguridad.

Ejemplos de ello son la Coalición para la Justicia de la Azawad (CJA) que se formó en la zona de Tombuctú en octubre de 2016, y el Mouvement pour le Salut de l'Azawad (MSA) con sede en Ménaka, cerca de la frontera con Níger. El CMA se fracturó en la región de Ménaka después de desacuerdos con las fracciones más basadas en Kidal. Tanto el MSA como el CJA han perseguido agendas locales y alianzas, incluso con el aparentemente pro-gobierno Grupo de Autodefensa Touareg Imghad y Alliés (GATIA). Tanto el CJA como el MSA han participado en diferentes momentos en protestas que demoran la implementación de las Autoridades Provisionales para recibir mayor atención por sus movimientos y exigir un papel en el proceso de paz, así como en el Programa de Desarme, Desmovilización y Reintegración (DDR) patrocinado por las Naciones Unidas.

Una vez tratadas estas preocupaciones, algunos de los grupos armados en cuestión comenzaron a participar activamente en patrullas de seguridad y sentaron las bases para el retorno de la educación y algunos servicios del gobierno local. El MSA y un grupo más progubernamental tuareg, por ejemplo, han llegado a una serie de acuerdos locales que han recibido el apoyo y respaldo de Bamako. Esta es una bendición mixta: por un lado, estos acuerdos pueden ayudar a traer la estabilidad y la seguridad exigidas por las poblaciones locales, pero por otro lado pueden conducir a la marginación y al malestar entre los grupos excluidos de estos acuerdos, generando un ciclo de escalada, protesta y apaciguamiento cada vez que las diferentes comunidades se sienten menospreciadas o desatendidas por el acuerdo de paz.

El proceso de fragmentación y realineamiento de los grupos armados también puede ser una excusa para resolver el asunto e intentar extender el poder de algunas comunidades en detrimento de otras. Esto afectará a los grupos que ganan posiciones de poder e influencia bajo los Acuerdos, lo que a su vez determinará qué comunidades pueden ejercer poder e influencia, posiblemente llevando a otros a rebelarse para buscar la ayuda de grupos yihadistas. Esto es particularmente cierto cuando se trata de determinar qué grupos tienen acceso a ciertas rutas utilizadas para el tráfico de drogas, alimentos, combustible y personas.

La implementación de los Acuerdos de Argel no eliminará completamente la violencia que se está propagando en Malí. La ausencia del estado después de la rebelión de 2012 y la ocupación yihadista del norte de Malí dejaron a muchas comunidades ante la necesidad de defenderse por sí mismas. Ahora que el Estado y especialmente las fuerzas de seguridad han regresado, el gobierno puede estar volviendo a modelos anteriores para la gestión de conflictos enfrentando a algunos grupos de representación contra otros. Recientemente, civiles locales acusaron al gobierno de Mali de armar a grupos de cazadores tradicionales conocidos como Dozo, quienes supuestamente llevaron a cabo el asesinato de poblaciones nómadas de Peuhl, acusaciones que se hicieron eco en mis entrevistas con activistas de derechos humanos e investigadores activos en el centro de Malí. Este tipo de conflicto no es nuevo en Malí, pero tiene lugar en el contexto de la aplicación de los Acuerdos de Argel y muestra cómo las fracturas estatales y los fracasos en la gobernanza afectan a un área más allá del alcance de los Acuerdos mismos. Estas dinámicas alimentan el conflicto comunal, así como la insurgencia yihadista tan activa en el norte y centro de Malí.

Los problemas y los conflictos antes mencionados no son sólo técnicos sino, en última instancia, políticos y, en algunos casos, sociales. La provisión de justicia y seguridad a las poblaciones locales sigue siendo una preocupación central, que no llegará a través de un cálculo de qué grupos armados obtienen qué puestos en las fuerzas de seguridad o el gobierno, y cuántos pagos se hacen a quién. El Estado maliense también debe reequilibrar su propia forma de gobierno hacia la inclusión en lugar de acuerdos temporales y fugaces entre grupos armados rivales y las comunidades.

Para Europa, esto significa que ayudar a restablecer la paz y la estabilidad en Malí no puede ser sólo una cuestión de implementación o de apoyo al gobierno, sino también de mantener una comprensión matizada de las dinámicas locales y nacionales y de aplicar presión a todas las partes si es necesario, incluyendo socios como el gobierno maliense. En el pasado, varios gobiernos activos en Malí eran conscientes de los riesgos de corrupción, mala gobernanza y trato desigual o injusto de algunas comunidades. Sin embargo, por el deseo de mantener a Malí como un faro de democracia en África Occidental, se tomaron pocas medidas para superar estos problemas antes de que pudieran explotar, como ocurriría de manera dramática en 2012.

Ahora, habiendo llegado a un marco aparentemente viable para la paz, la respuesta general de la comunidad internacional es centrarse en la implementación, suponiendo que sólo si el gobierno de Malí y los socios internacionales cumplen con las disposiciones de los Acuerdos, se podrá restablecer la estabilidad. Sin embargo, este enfoque corre el riesgo de inflamar aún más las tensiones en algunos casos y, en otros, de solidificar aún más las rivalidades locales y los feudos. Además, este enfoque elige la estabilidad a corto plazo frente a lidiar con el déficit de gobernanza a largo plazo en Malí, poniendo en riesgo los cientos de millones de euros gastados o programados para gastarse en el país en los próximos años y los sacrificios hechos por los soldados de Malí, la ONU y Francia desde 2013.

comments powered by Disqus