OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


El conflicto comercial con EEUU es la única forma de proteger el libre comercio

El conflicto comercial con EEUU es la única forma de proteger el libre comercio



El libre comercio es más que simples aranceles bajos. También se trata de la previsibilidad, y la UE no debe permitir que Trump introduzca aranceles arbitrarios a voluntad.

En las últimas semanas, los comentarios sobre una posible guerra comercial global se han vuelto cada vez más fuertes. Después de que el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, propusiera un arancel sobre las importaciones del acero del 24 por ciento, el gobierno chino anunció que tomaría represalias en caso de que EE. UU. siguiera adelante. Ahora la UE parece estar involucrada.

Esta semana, los periódicos alemanes informaron que la Comisión Europea está elaborando una lista de posibles objetivos estadounidenses para tomar represalias, eligiendo productos procedentes de estados que han votado a Donald Trump o producidos principalmente por empresas ubicadas en circunscripciones electorales que podrían tener congresistas republicanos expuestos presentándose como candidatos para las elecciones en noviembre.

Esto puede ser impactante para algunos. Después de todo, desde que Donald Trump llegó al poder, los economistas han instado repetidamente a los responsables políticos europeos a no intensificar una guerra comercial. Temen que una represalia por parte de la UE pueda dar lugar a nuevas contramedidas desde Estados Unidos y que este “golpe por golpe” dejará el comercio global significativamente más restringido de lo que lo ha estado en el pasado.

Sin embargo, tras una inspección más detenida, la estrategia de la Comisión de prepararse para posibles represalias es buena. Para defender un orden global, basado en normas, de (relativamente) libre comercio, la UE no debe permitir que Trump introduzca aranceles arbitrarios a voluntad.

El libre comercio es más que simples aranceles bajos. Se trata también de la previsibilidad de los aranceles. Las cadenas de valor mundiales que hoy representan una gran parte de los beneficios de la globalización se basan en la premisa de que se puede confiar en ellas. La introducción arbitraria de un arancel del 20 por ciento aquí y un arancel del 30 por ciento allá pone en peligro tales cadenas de valor. Si las corporaciones aprenden que no pueden confiar en la regla de la regulación del comercio mundial, producirán cada vez más a nivel nacional, con precios más altos para los consumidores y una menor productividad.

Los Estados Unidos se han comprometido en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a no aumentar sus aranceles por encima de una determinada tasa arancelaria, el denominado "arancel consolidado". Este arancel difiere un poco entre diferentes productos, pero en promedio para los productos de hierro y acero este arancel en EEUU es solo del 0.3 por ciento. Por lo tanto, hay pocas dudas de que la propuesta de aplicar un arancel global a las importaciones de acero del 24 por ciento viola los compromisos de los EE. UU., incluso si Donald Trump afirma que la "seguridad nacional" es una motivación.

El problema con las reglas de la Organización Mundial del Comercio es que la organización no puede hacer cumplir las reglas por sí misma. Para que un infractor sea llevado ante la justicia, otro país debe presentar primero una queja ante el sistema de resolución de litigios de la OMC. Segundo, este país debe estar dispuesto a tomar represalias sobre el país que ha violado las normas: ganar una disputa en la OMC solo le otorga a uno el derecho a represalias.

Estos requisitos significan que solo un grupo comercial grande y poderoso puede desafiar con éxito a los Estados Unidos. Ganar una disputa en la OMC requiere recursos significativos para presentar y discutir un caso. Y para que la represalia perjudique a los EE. UU., la parte contraria necesita ser un mercado significativo. Si Liberia pusiera aranceles a las importaciones estadounidenses, las empresas estadounidenses apenas lo notarían.

Por lo que sabemos, la Comisión Europea no tiene previsto infringir ninguna norma de la OMC. En su lugar, está planeando utilizar el marco de la OMC para tomar represalias contra los EE. UU. Esto podría incluir presentar un litigio ante la OMC (lo que probablemente resultaría en una resolución que permitiría a la UE tomar represalias con ciertos aranceles) o seguir el ejemplo de Corea del Sur, tomar represalias en base a un derecho ganado en disputas anteriores, pero aún no aplicado, o aplicar ciertas medidas de protección que se pueden ejecutar con poco aviso si sus industrias enfrentan daños materiales.

Seguir por este camino podría parecer una escalada de una guerra comercial irracional. Sin embargo, la UE simplemente está aplicando las reglas del comercio mundial. En el pasado, presentar casos ante la OMC por parte de grandes socios comerciales ha llevado a los países a obedecer más estrechamente las reglas del sistema de libre comercio. Sin que Estados Unidos haya presentado el famoso caso "Banana" ante la OMC, por ejemplo, la UE podría seguir utilizando hoy su antiguo y absurdo sistema de cuotas para las importaciones de plátano. La toma de represalias contra los aranceles de acero de EE. UU. contribuye, por lo tanto, al bien público mundial de un sistema comercial liberal basado en normas.

Escoger empresas vulnerables de los Estados Unidos, incluidas las ubicadas en estados “oscilantes” o estados que apoyaron a los republicanos en las últimas elecciones, también tiene mucho sentido: aquí, el punto es influir a ciertos miembros del Congreso para cuestionar las políticas comerciales de Trump.

No está claro si la información sobre qué productos de los EE. UU. serán objetivos de estas medidas se ha filtrado a la prensa, o si la Comisión Europea no quería que se hiciera pública. Sin embargo, esta filtración sería parte de una estrategia de represalias racional y efectiva: sin crear realmente daños a los consumidores y las empresas, la amenaza específica a empresas y distritos electorales podría presionar a los políticos estadounidenses antes de las elecciones de noviembre, lo que podría acortar la duración de los aranceles de Donald Trump y así minimizar el daño general de un conflicto comercial.

La Comisión Europea ha sido en repetidas ocasiones criticada por errores en sus políticas comerciales. Esta vez, debe ser aplaudida por su conducta.

comments powered by Disqus