OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Destino desconocido: los múltiples y variados temores de la UE sobre la inmigración

Destino desconocido: los múltiples y variados temores de la UE sobre la inmigración



Como muestra nuestro nuevo Security Scorecard, los europeos tienen percepciones divergentes sobre los desafíos de seguridad que enfrentan, sin embargo, todos menos uno de los gobiernos de la UE ven la inmigración como una amenaza para la seguridad nacional.

Como se subrayó en una serie de reuniones en Bruselas el mes pasado, los temores sobre la inmigración continúan dividiendo a los Estados miembros de la UE más que cualquier otro tema. Italia y Grecia quieren que un mayor número de refugiados que llegan a sus costas sean reubicados en otras partes de la Unión Europea. Por el contrario, Alemania tiene como objetivo limitar el movimiento secundario de inmigrantes desde los países del sur de la UE. El presidente de Francia, que quiere que los estados miembros compartan la responsabilidad de acoger a los solicitantes de asilo, probablemente busque un punto medio europeo para demostrar que la UE puede resolver sus problemas migratorios. Mientras tanto, los partidos gobernantes en varias otras naciones, sobre todo en Europa Central, no tienen interés en poner fin rápidamente a una crisis migratoria que ha impulsado su popularidad en el país. De hecho, es posible que deseen capitalizar aún más la ansiedad interna sobre la inmigración en el período previo a las elecciones al Parlamento Europeo de 2019. Como ha quedado muy claro en los últimos años, estas preocupaciones hacen que sea extremadamente difícil para los Estados miembros debatir, y mucho más llegar a un compromiso sobre las soluciones a la crisis.

Sin embargo, las posiciones a menudo incompatibles de los europeos sobre tales soluciones, así como sobre las reformas de la política de asilo de la UE, van más allá de las preocupaciones políticas y la ambición individual. Como muestra el nuevo Security Scorecard de ECFR, también reflejan percepciones divergentes sobre los desafíos de seguridad que enfrenta Europa.

Todos los gobiernos de la UE, con la excepción de Irlanda, ven la inmigración incontrolada como una amenaza a la seguridad nacional, aunque en grados muy diversos (ver el mapa más arriba). Italia, Grecia, Bulgaria, Malta, Hungría, Austria y Eslovenia ven la inmigración incontrolada como una amenaza de máxima prioridad, ya que son puntos de tránsito (camino al norte de Europa) o destinos de la mayoría de los refugiados que ingresan en Europa. Alemania, Dinamarca, España y Croacia ven el problema como una amenaza significativa, mientras que otros 16 países lo perciben como una amenaza media o baja.

Dadas estas diferencias, no sorprende que los Estados miembros de la UE tengan dificultades para ponerse de acuerdo sobre cualquier tema relacionado con la inmigración. La falta de empatía puede ser parte del problema: para la mayoría de los países es difícil asumir el sentido de urgencia de algunos aliados sobre la inmigración incontrolada. Paradójicamente, podría ser gracias a esta relativa indiferencia que los intereses políticos (más que las preocupaciones estratégicas) desempeñen un papel principal en la resolución de la crisis migratoria.

Como argumenta Josef Janning del ECFR en su análisis de las prioridades de la UE durante los próximos cinco años, parece haber poco consenso estratégico entre las capitales europeas sobre la crisis migratoria, debido a sus diferentes experiencias con el tema. Por lo tanto, cuando algunos líderes políticos en Polonia, la República Checa o Alemania hablan sobre la inmigración en términos casi apocalípticos, pueden simplemente estar tratando de maximizar su popularidad en casa y negociar el mejor trato posible para sus países con el resto de la UE.

Como consecuencia, una negociación política paneuropea sobre la inmigración podría tardar mucho en llegar. La negociación dentro de la UE suele ser un proceso lento que atrae muchas cuestiones políticas (como el Estado de derecho, el acceso a los fondos europeos y la reforma de la zona euro), lo que tal vez cause un mayor daño al inestable sentido de unidad de la UE.

Aun así, los miembros de la UE difieren en algo más que el grado en que ven la inmigración incontrolada como una amenaza y como parte del ámbito de la seguridad. También tienen diferentes perspectivas sobre por qué la migración desde África y Oriente Medio específicamente es un asunto de seguridad para ellos. Como muestra el Security Scorecard de ECFR, este tipo de inmigración es una prioridad de baja seguridad solo para Irlanda, Chipre, Rumania, Estonia y Lituania. Los 23 Estados miembros restantes lo ven como un reto de seguridad importante, o el más importante, que enfrentan.

La inmigración desde África y Oriente Medio es un asunto complejo para estos 23 países (ver diagrama arriba). Para 17 estados de la UE, la principal preocupación migratoria es la percepción de incapacidad de la UE para controlar el número de inmigrantes que llegan a Europa. Para los demás, es la incapacidad de la UE para controlar los tipos de inmigrantes que llegan allí. Mientras tanto, 11 Estados miembros temen que los desacuerdos sobre la inmigración dentro de Europa erosionen la capacidad de los miembros de la UE para participar en la cooperación de seguridad. Y nueve están preocupados por el impacto del aumento de la inmigración en la cohesión social de su país. Grecia es un caso aparte: su principal preocupación es la falta de voluntad de otros países para recibir más migrantes.

Cuatro tendencias generales parecen haber surgido. En primer lugar, el hecho de que las preocupaciones más generalizadas se centren en la incapacidad de controlar las llegadas a Europa probablemente explique el enfoque actual de la UE en este tema. Por supuesto, muchos desafíos de la inmigración están estrechamente relacionados con el control fronterizo. Pero los líderes europeos deberían tener cuidado de no ignorar otras preocupaciones (como las relacionadas con la cohesión social). Limitar el número de llegadas a Europa no es una solución milagrosa para la crisis migratoria, porque la crisis es esencialmente política (en lugar de una de números).

En segundo lugar, 13 miembros de la UE tienen dos, tres o cuatro preocupaciones migratorias significativas. No solo Austria, Bulgaria y Alemania -entre los participantes más activos en el debate actual- consideran la inmigración como un asunto de seguridad particularmente complejo. Francia, Dinamarca, Bélgica, los Países Bajos y Finlandia también lo hacen, a pesar de que a menudo son menos explícitos sobre el tema. Su larga experiencia con los desafíos de la integración de sociedades multiculturales les ha hecho tomar conciencia de la naturaleza multifacética de la inmigración, en contraste con países con una composición demográfica relativamente homogénea.

En tercer lugar, Polonia, Hungría y la República Checa (los países de Visegrád, menos Eslovaquia) parecen comprender muy poco el daño que los desacuerdos sobre la política de inmigración podrían causar a la cooperación de la UE de manera más amplia. Por el contrario, este daño colateral es una de las principales preocupaciones de Alemania, Francia y otros nueve miembros de la UE. Estos países de Visegrád no deberían sorprenderse si otros Estados miembros comienzan a dudar de su compromiso con la solidaridad y los valores de la UE, aumentando potencialmente la oposición a su agenda dentro de la Unión en una serie de cuestiones.

Finalmente, es demasiado pronto para decir si la inmigración es un problema sui generis que romperá la UE. Pero, si lo hace, será por el carácter predominantemente político de la crisis migratoria, en lugar de cualquier tipo de objetivo europeo o vulnerabilidad a las amenazas externas derivadas de la inmigración. Lo bueno es que, en última instancia, ningún gobierno de la UE quiere que la Unión se desintegre. No obstante, muchos Estados miembros actualmente sienten que sus preocupaciones sobre la migración tienen primacía, son excepcionales y / o reciben muy poca atención de sus aliados europeos. A la luz de esto, no está claro si pueden evitar las consecuencias de seguridad involuntarias de una crisis política que ellos mismos han creado.

comments powered by Disqus