OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Terminar la guerra: el papel de Europa en lograr la paz en Siria

Publicación

By


Por el bien de la paz en Siria hay que priorizar la descentralización

Después de seis años de brutal conflicto, está claro que el presidente sirio, Bashar al-Assad, permanecerá en el poder en el futuro próximo. Por tanto, en aras de proporcionar asistencia humanitaria y estabilizadora desesperadamente necesaria a la población siria, así como abordar las condiciones que alimentan los flujos de los refugiados y el extremismo, los estados europeos deberían adoptar una nueva estrategia que aborde esta realidad, dice Julien Barnes-Dacey en un nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR por sus siglas en inglés).

Barnes-Dacey propone avanzar en una vía de descentralización como el medio necesario para mantener un proceso de desescalada de la violencia. Sin un sentido claro de este paraguas político más amplio, Barnes-Dacey sostiene que los actuales esfuerzos de un alto al fuego están condenados al fracaso.

La estrategia propuesta se basaría en el siguiente núcleo principal de acuerdo: el régimen liderado por Assad obtiene garantías locales e internacionales respecto a la soberanía del gobierno central sobre todo el territorio de Siria a cambio de acuerdos sobre la devolución del poder a nivel local, incluyendo el control sobre los acuerdos de seguridad, en las zonas donde la oposición sigue teniendo el control.

El enfoque propuesto acepta las principales ambiciones políticas del régimen para cambiar el cálculo de Assad hacia una reintegración más suave de las áreas de oposición bajo la influencia nominal central. El régimen puede sentirse seguro pero se enfrenta a limitaciones, incluida la realidad de las esferas de influencia con respaldo extranjero.

Los europeos deben reconocer que la opción alternativa - un continuo avance militar por parte de las fuerzas de Assad apoyados por Rusia e Irán, que nadie está dispuesto a detener activamente - causará aún más violencia, muerte y desarraigo.

El renovado enfoque del presidente Emmanuel Macron sobre Siria y el apoyo a los esfuerzos para una desescalada, así como la incapacidad de otros Estados miembros para asumir el mando en este asunto, hacen de Francia el líder natural de esta iniciativa.

Sobre esta base, los miembros europeos del Grupo Internacional de Apoyo Sirio (ISSG por sus siglas en inglés) - la UE, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, España y el Reino Unido - deben forjar una posición europea coherente y viable, atrasada desde hace mucho tiempo. El enfoque europeo debería tener en cuenta:

1. Impulsar una agenda de descentralización nacional inmediata en las negociaciones a través del ISSG. Para el apoyo europeo, cualquier acuerdo debe conceder acceso humanitario inmediato y sin obstáculos y proporcionar un mecanismo de acceso a los detenidos en poder de Assad.

2. Trabajar para persuadir a la oposición de los méritos de este enfoque. Los europeos deben ser honestos sobre por qué la desescalada y la autonomía local representan ahora la mejor opción para la oposición, sobre todo si es respaldada con un mayor apoyo de estabilización europeo.

3. Desalentar los esfuerzos de Estados Unidos para luchar contra Irán en el este de Siria. Una zona respaldada por Estados Unidos en el este, situada entre ¨representantes¨ iraníes hostiles en Siria e Irak, intensificaría la lucha geopolítica sobre Siria.

4. Trabajar para asegurar el acuerdo de Irán en el proceso de desescalada. Irán tiene la capacidad de estropear cualquier acuerdo que no acepte sobre Siria. Los europeos deben presionar a Irán para que vea un enfoque descentralizado como medio para avanzar una solución mutuamente beneficiosa.

5. Ayudar a Ankara a ver que un enfoque descentralizado puede limitar las ambiciones kurdas. Los europeos deben presionar a los kurdos sirios para que se mantengan al margen en favor del control árabe en Raqqa después de ISIS y que no persigan los esfuerzos para vincular sus dos zonas territoriales de control.

6. Proponer una asociación de estabilización con Turquía en el norte de Siria. Si bien Ankara se resiste al apoyo externo en su área de influencia, también se enfrenta a dificultades cada vez mayores para gestionar las cargas asociadas. También es probable que afronte las crecientes amenazas fuera de Idlib.

7. Aumentar el apoyo a la estabilización centrado en restablecer los servicios esenciales y en crear capacidad institucional en toda Siria. Esto debería incluir la ampliación de la asistencia humanitaria.

Julien Barnes Dacey, el autor del informe dice:

"La continua presidencia de Assad ofende el sentido europeo de la justicia, pero los europeos desafortunadamente no tienen ninguna otra opción si desean traer una cierta paz a Siria. El camino esbozado aquí es difícil e incierto. Pero sin una vía política, los actuales alto el fuego se derrumbarán en una nueva ola de violencia ".

 

Nota para los editores

Julien Barnes-Dacey está disponible para entrevistas y comentarios. Póngase en contacto con Wiebke Ewering en la Oficina de Prensa de ECFR en T: +49 (0) 30 325 0510 27 M: +49 (0) 176 42065425 wiebke.ewering@ecfr.eu

El Consejo Europeo de Relaciones Exteriores no toma posiciones colectivas. Este documento, al igual que todas las publicaciones de ECFR, sólo representa las opiniones de su autor.

 

El Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés) es el primer grupo de reflexión paneuropeo. Lanzado en octubre de 2007, su objetivo es realizar investigaciones y promover un debate informado en toda Europa sobre el desarrollo de una política exterior coherente y eficaz basada en valores europeos. ECFR es una organización benéfica independiente y financiada por una variedad de fuentes. Para más detalles, visite www.ecfr.eu/about/donors

 

Más publicaciones