OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Tan lejos de dios y tan cerca de Rusia: Bielorrusia y las maniobras militares de Zapad

Publicación

By &


El ejercicio militar Zapad 2017 de Rusia y Bielorrusia es más humo que fuego

La renovada cooperación entre Minsk y Moscú en los juegos de guerra "Zapad" no debe de convertirse en una negativa hacia Bielorrusia. 

Mientras Rusia se prepara esta semana para las maniobras militares "Zapad 2017”, los europeos se preocupan de que estas maniobras puedan convertir a Bielorrusia en un puesto avanzado permanente para el ejército ruso. Y no sólo los europeos están preocupados. El comandante del ejército estadounidense en Europa ha advertido que las maniobras podrían ser el "caballo de Troya" para tal avance territorial.

Tales temores son en realidad exagerados, sostienen Fredrik Wesslau y Andrew Wilson en una nueva publicación del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés) titulado “Tan lejos de dios y tan cerca de Rusia: Bielorrusia y las maniobras militares de Zapad”.

A pesar de la estrecha relación entre los presidentes Vladimir Putin y Alyaksandr Lukashenka, la Unión Europea debe mirar más allá de cualquier amenaza latente contenida en los ejercicios e intensificar su compromiso con Bielorrusia. El informe sostiene que la reciente restricción – según los estándares de Bielorrusia - en respuesta a las protestas de todo el país es una señal de que Minsk está ansioso por mantener abierta la puerta a Europa.

A pesar de su dependencia económica de Rusia, Bielorrusia se ha reorientado recientemente en un claro esfuerzo por reducir esta relación. Con la caída de los ingresos del petróleo y una economía en dificultades, el régimen está tratando de diversificar sus opciones en el extranjero, manteniendo el "contrato social" en casa que mantiene el apoyo de Lukashenka relativamente alto entre la población. La agitación en Ucrania y el papel de Bielorrusia como intermediario en el proceso de Minsk también han ayudado al país a proyectar una imagen de sí mismo como una isla de estabilidad en un vecindario frágil.

Al jugar esta larga partida, los países europeos deberían:

  1. Aceptar la invitación de Bielorrusia de enviar observadores militares a los ejercicios militares Zapad 2017.
  2. Apoyar los esfuerzos de Minsk para mantener una relativa neutralidad con respecto a las recientes intervenciones militares rusas en la región.
  3. Mantener abierta la posibilidad de un nuevo acuerdo contractual con Bielorrusia si se toman medidas positivas en materia de derechos humanos, permitiendo a la UE una mayor influencia sobre el país.

Fredrik Wesslau comenta:

"Puede ser contradictorio, pero la respuesta correcta a la represión de las autoridades es más, y no menos, compromiso con Bielorrusia. Cualquier decisión de Europa de volver a una política aislacionista o imponer nuevas sanciones sería contraproducente, ya que daría a Minsk menos razones para escuchar a Europa y sólo empujaría a Bielorrusia aun más hacia el bando ruso ".

Andrew Wilson sostiene:

"Incluso con grandes ejercicios militares en el horizonte, no hay necesidad de entrar en pánico. Zapad traerá tropas rusas a Bielorrusia, pero se irán. Sin embargo, el dilema acerca de Bielorrusia por parte de Rusia (y de Occidente) continuará ".

Más publicaciones