OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


China a las puertas: un nuevo Power Audit de las relaciones UE-China

Publicación

By


Europa debería perseguir un "nuevo realismo" en sus relaciones con China

Un nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR en sus siglas en inglés) revela cómo la apertura de Europa ha invitado a altos niveles de inversión china y adquisiciones de tecnología dentro de Europa, mientras que China se frena en cooperación política y de seguridad. Para restablecer urgentemente el equilibrio en la relación, el informe sostiene que los europeos deberían adoptar posiciones más realistas para defender sus propios intereses.

Los mitos sobre China, últimamente valorados por los europeos, están muertos - esa "convergencia" vería al país avanzar hacia las normas y valores occidentales, y que liberalizaría su propio país. Durante la última década, los europeos han buscado el compromiso sobre la base de la "reciprocidad". Sin embargo, el arte de gobernar de China y su negativa a reconocer que ya no es una economía en desarrollo han frustrado esta esperanza. La modernización autoritaria de Xi Jinping deja poco espacio para cualquier convergencia con Europa.

Las prioridades estrictamente basadas en intereses de China impiden la cooperación política y de seguridad en la política exterior y en la gobernanza mundial. Gran parte de la ambiciosa agenda UE-China 2020 sigue sin cumplirse. Incluso con el cambio climático, un candidato obvio para objetivos comunes, China rechazó en 2017 una declaración conjunta con Europa. La cooperación internacional, como la del mantenimiento de la paz en el marco de las Naciones Unidas, es más coincidente que cooperativa. China no está en el camino de reemplazar a los Estados Unidos como actor multilateral. 

El comercio es una historia diferente: los objetivos de China para el futuro liderazgo económico han impulsado una avasalladora ola de adquisiciones específicas de China en Europa. China está dentro de Europa, algo que se muestra en las redes de influencia. Esto ahora está desencadenando fuertes reacciones. Europa está a punto de acordar medidas preventivas en toda la UE sobre seguridad y tecnologías críticas. Esto implica nuevos instrumentos de defensa comercial y directrices de evaluación de inversiones. Estos desarrollos deben ser apoyados, así como los esfuerzos por unir los diversos intereses de Europa.

China puede estar ahora quedándose rezagada en un aspecto. La historia de una Europa en declive, debilitada y fragmentada por fuerzas populistas, ha terminado. China corre ahora el riesgo de subestimar a Europa. Las tendencias políticas y económicas son ahora tales que China puede no haber percibido todavía "el viento en nuestras velas".

 

Nota a los editores:

Los autores de la publicación, François Godement y Abigaël Vasselier, están disponibles para preguntas. Para solicitar una entrevista por favor contactar con el director de Comunicación, Conor Quinn, en conor.quinn@ecfr.eu o a través del teléfono +44 7413 636 323.

Más publicaciones