OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Un nuevo comienzo para la defensa europea

Un nuevo comienzo para la defensa europea

European Parliament

Es hora de dejar a un lado la integración institucional y desarrollar capacidades prácticas de seguridad europea.

Europa se enfrenta a múltiples desafíos de seguridad. Rusia busca socavar el orden de seguridad europea y ha demostrado su voluntad de violar la soberanía de otros países y aumentar su poder nuclear. Oriente Medio y el Norte de África están en llamas, el terrorismo interno amenaza las calles de Europa y la guerra cibernética y de la información está en aumento.

Actualmente, Europa está mal equipada para gestionar este abanico de amenazas y ya no puede confiar plenamente en las garantías de seguridad de EEUU.

Ciudadanos de Varsovia a París, de Lisboa a Berlín esperan con razón que Europa los proteja. Garantizar la seguridad de sus ciudadanos y preservar la paz en el continente es la mejor forma para que la UE demuestre su legitimidad a una nueva generación de europeos.

Una ventana de oportunidad

La inyección de energía del presidente francés Emmanuel Macron en la cooperación europea, y el cambio de las actitudes alemanas hacia las iniciativas de seguridad han abierto una ventana de oportunidad para avanzar en esta área.

Es importante destacar que también existe una creciente aceptación en toda Europa de la necesidad de permitir que grupos más pequeños de países persigan una integración "flexible", reemplazando el requisito restrictivo de un apoyo unánime para nuevas iniciativas de integración.

La UE ha dado un paso en esta dirección con PESCO, la Cooperación Estructurada Permanente, bajo cuyo paraguas se desarrollan proyectos de seguridad concretos. Sin embargo, este no puede ser el final. PESCO se centra en proyectos técnicos a pequeña escala en lugar de iniciativas políticas que podrían captar la imaginación del público.

Con el nuevo gobierno alemán para comenzar a trabajar en breve, ahora es el momento de iniciar cambios más grandes. Esta propuesta busca establecer algunos pasos concretos hacia el objetivo de una "Europa que proteja".

La propuesta

Con demasiada frecuencia, los enfoques europeos de la política común de seguridad y defensa se han centrado en la integración institucional, más que en la producción de capacidades. Pero la integración de defensa europea solo será legítima si realmente aumenta la seguridad. Para hacerlo, debe crear nuevas capacidades operativas.

Europa es y seguirá siendo una fuerza para la paz, pero debe tener la capacidad de proteger los intereses europeos con las tropas europeas, incluso, cuando sea necesario, mediante intervenciones.

A) Más inversión

Nuevas capacidades requieren inversión. No hay forma de evitar este simple hecho. Esto incluye Alemania. Por lo tanto, Europa debe eliminar las barreras a la inversión en capacidades militares. Apoyamos la idea del próximo Marco Financiero Plurianual (MFP) que incluye un componente de defensa.

A largo plazo, la UE puede aumentar sus capacidades sin gastar mucho más al compartir sus equipos. La UE tiene una diversidad de sistemas de armas seis veces mayor en comparación con EEUU.; por ejemplo, por cada modelo de destructor/fragata estadounidense, la UE tiene siete. Sin embargo, hay al menos dos razones por las cuales comprar equipos juntos puede no ser suficiente. Primero, las amenazas de seguridad que enfrenta Europa están aquí hoy en día. Sin duda, es aconsejable que Europa investigue y desarrolle sistemas de armamentos en forma conjunta, pero tales desarrollos y adquisiciones llevan décadas.

En segundo lugar, las capacidades militares europeas completamente "agrupadas y compartidas" solo tienen sentido si están bajo un comando europeo unificado. Una fuerza militar europea totalmente integrada, el infame "ejército europeo", es inimaginable de momento. Mientras los gobiernos y parlamentos de los Estados miembros retienen el poder de decidir si sus fuerzas armadas participan en las operaciones (un veto que respaldamos enérgicamente), los recursos totalmente "compartidos" pueden crear parálisis en lugar de nuevas capacidades.

B) Nuevas tecnologías

Dicho esto, hay un área en la que la inversión y adquisición común es particularmente prometedora y debe comenzar de inmediato. Es decir, con respecto a las tecnologías más nuevas, que incluyen ciberseguridad, drones e inteligencia artificial (IA). Damos la bienvenida a los proyectos PESCO propuestos en esta área y recomendamos el desarrollo y la adquisición de equipos comunes, como un dron europeo, y tecnología anti dron.

La investigación en el área de IA y autonomía debería hacerse en la medida de lo posible a nivel europeo y ser financiada en parte por el Fondo Europeo de Defensa. Europa también necesita una posición común sobre la legalidad de las armas letales autónomas. La propuesta de establecer una agencia europea para la innovación desestabilizadora, una DARPA europea (La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa), es un paso en la dirección correcta.

Se necesita un mayor intercambio en relación con las amenazas cibernéticas, como la Directiva de Seguridad de la Información de Red, pero también con respecto a las capacidades cibernéticas. Dado que se trata de nuevas tecnologías, hay menos idiosincrasias nacionales establecidas que superar, lo que crea una mayor oportunidad para una acción europea común.

C) Una fuerza lista para el combate

La esencia de nuestra propuesta es el desarrollo de una fuerza de seguridad europea flexible. La propuesta de Emmanuel Macron para una Iniciativa Europea de Intervención es una apertura prometedora, pero es probable que falle si otros Estados miembros la perciben como un vehículo para los objetivos intervencionistas de la política exterior francesa.

Las percepciones de amenaza en Europa varían drásticamente: los ciudadanos de Madrid tienen preocupaciones muy diferentes a los de Tallin. Por esta razón, la iniciativa de Macron debe ampliarse a una Iniciativa Europea de Seguridad más amplia, explícitamente diseñada para tratar las preocupaciones de seguridad de otras naciones europeas, como la defensa territorial y la seguridad fronteriza.

Parte de esto debería incluir el establecimiento de una fuerza militar europea flexible y lista para el combate capaz de participar en misiones de la UE y la ONU, compuestas por soldados de diferentes Estados miembros europeos.

Esto iría más allá de los grupos de batalla existentes de la UE en escala y diseño. Lo más importante es que estas tropas compartirían equipos, entrenarían permanentemente y participarían en un ejercicio anual de "entrenar mientras luchas".

A la larga, esto debería convertirse en una fuerza importante - en la región de 100,000 soldados - capaz de tener un impacto real. También debe incluir una capacidad anfibia, para poder operar alrededor de las costas de Europa.

De manera crucial, sin embargo, los estados que quieran unirse a esta fuerza deberían cumplir requisitos de entrada ambiciosos. Estos deberían incluir la contribución mínima de la tropa y los umbrales mínimos de gasto de defensa. Estos tienen que ir más allá de los bajos requisitos de entrada en PESCO para garantizar que todos los miembros estén completamente invertidos en el proyecto.

No un ejército de la UE

En lugar de un ejército europeo que reemplazaría a las fuerzas militares nacionales, esto debería entenderse como un ejército adicional de europeos. En la práctica, se basaría en combinar una pequeña proporción de tropas y equipos existentes con nuevas fuerzas y recursos. Pero el punto clave es que cada país retendría su fuerza militar independiente existente, completamente funcional.

Las encuestas han demostrado que el público europeo apoyaría una iniciativa de este tipo. Una encuesta reciente mostró que el 75% de los encuestados está a favor de una cooperación significativa entre los ejércitos nacionales, con el mayor apoyo para un modelo en el que los ejércitos nacionales a menudo pueden operar juntos, pero aun así ser empleados de forma independiente.

Esta fuerza podría combinarse con un componente civil y de estabilización, incluida la policía, los guardias fronterizos y otras instalaciones, que podría hospedarse en PRISM (Prevención de conflictos, Estado de derecho/ reforma del sector de la seguridad, enfoque integrado, estabilización y mediación) o por un Estado miembro.

Por supuesto, el despliegue de la fuerza militar debe ser llevado a cabo por los Estados miembros cuyos soldados están en peligro, en lugar de las instituciones de la UE. El despliegue de tropas requeriría un voto unánime de los países participantes, pero los ambiciosos requisitos de ingreso deberían reducir el problema de parálisis descrito anteriormente.

De ninguna manera esta fuerza socavaría las capacidades de la OTAN. Por el contrario, la OTAN ha dicho en repetidas ocasiones que acogería con satisfacción las mayores capacidades europeas y la preparación para el combate.

A largo plazo, esta fuerza generará confianza en las capacidades operativas de la UE, aumentará la seguridad de Europa y demostrará las ventajas de los equipos compartidos y los sistemas integrados. En este contexto, acogemos con beneplácito los proyectos de PESCO, como los planes para establecer un comando médico europeo, un Paquete de Capacidad de Ayuda de Desastre Militar Desplegable y varios sistemas marítimos no tripulados.

comments powered by Disqus