OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Túnez se rebela de nuevo

Túnez se rebela de nuevo


twitter-icon @mideastorels

Flickr: 1st of May protest, Tunis, Tunisia. Via Wikimedia Commons

Los disturbios de este año son más peligrosos que los de 2011. 

Enero ha demostrado ser el mes de las revueltas en Túnez. 1978, 1984, 2001, 2016 y ahora 2018; en cada uno de estos años, el primer mes ha visto a miles de personas salir a la calle para protestar por situaciones sociales, económicas y políticas insostenibles.

En algunos casos dominó un tema; las revueltas de 1978 y, sobre todo, las de 1984 fueron llamadas las "revueltas del pan" para reflejar cómo el colapso de la economía había convertido las necesidades básicas en bienes de lujo. Por el contrario, los levantamientos de 2011 criticaron una amplia gama de problemas estructurales, incluidos la desigualdad, la centralización de los sectores productivos, la inmovilidad del mercado de trabajo y el arrollador desempleo. Este no fue un "simple" alboroto panista, sino una revolución política e institucional.

En cierto modo, esta revuelta funcionó; el ex presidente Ben Ali se vio obligado a huir a Arabia Saudita y Túnez se convirtió en el primer país árabe de la historia en sufrir un cambio de régimen repentino cuyas causas eran completamente internas y no estaban conectadas con los intereses de las potencias extranjeras.

Lo que es preocupante, sin embargo, es la ausencia casi total de políticas para el desarrollo económico y social. Aquí es necesario repensar la forma en que Europa ha visto a Túnez en los últimos seis años. Tan pronto como el espectro de una contrarrevolución pasó a los primeros años de la transición, una visión ingenua de Túnez comenzó a extenderse en Europa. Era como si Túnez ya no necesitara apoyo ni atención ya que el proceso de transformación había sido tan completo, especialmente si se lo compara con los desastres de Libia o Siria.

El hecho es que las protestas tunecinas de hoy podrían ser aún más preocupantes que las de 2011. Es cierto que el país ha cambiado para mejor desde entonces: la nueva Constitución, la apertura del panorama político a los partidos que fueron prohibidos previamente y la celebración de unas elecciones parlamentarias y presidenciales plurales son todos avances positivos. Desde entonces, Túnez ha emprendido un proceso de transformación política e institucional que lo ha convertido en el ejemplo modélico de la Primavera Árabe, en contraste con Egipto, Yemen y Siria, que fueron consumidos una vez más rápidamente por la oscuridad del invierno.

Pero, ¿es esta una verdadera imagen de Túnez? Si es así, ¿por qué las calles de los grandes suburbios de Túnez y las ciudades del centro-oeste nuevamente se llenan de miles de personas? ¿Y en qué medida son comparables las protestas con las que condujeron a la caída del régimen de Ben Ali en 2011?

Sin embargo, escondida debajo de la aparente transformación del país había una clase dominante que luchaba por responder a las demandas concretas de sus ciudadanos. Los tunecinos, una vez que se deshicieron de su gobernante, esperaban una mejora en sus condiciones de vida. Pero esto no sucedió. No solo no sucedió, la percepción de que esto nunca suceda ha crecido entre los tunecinos en los últimos años.

Los ciudadanos creen que las demandas de la igualdad social, la mejora de las condiciones socioeconómicas y la atención a los grupos más desfavorecidos están siendo ignoradas por los partidos políticos, que solo piensan en beneficios políticos a corto plazo y no tienen interés en la reforma a largo plazo.

Es por eso que los disturbios de hoy son más peligrosos que los de 2011; la esperanza y el entusiasmo que animaron esa rebelión contra la dictadura han sido reemplazados por la desilusión con la democracia. Hay pocas esperanzas de un futuro mejor, y solo rabia por el fracaso del presente. En este contexto, no se puede excluir el riesgo de un retorno a las costumbres autoritarias.

De hecho, esto ya está sucediendo. Desde 2015, el gobierno ha reanudado las prácticas de represión y censura que se consideraban cosa del pasado, otorgando impunidad a la policía bajo el pretexto de la seguridad y la lucha contra el terrorismo. Este es un grave error: el terrorismo es un efecto y no una causa de los problemas de Túnez.

En los próximos días quedará claro si las protestas actuales disminuirán, o si la confrontación en las calles durará. En cualquier caso, a partir de mañana, la prioridad debe ser poner en práctica políticas concretas para el desarrollo de las regiones centrales y occidentales, la reforma del sector de la seguridad y el sistema judicial, y la mejora de la competitividad de la economía. Esta no será una tarea fácil, pero la alternativa es la movilización permanente. O un regreso al pasado.

comments powered by Disqus