OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Tres puntos de vista sobre la intervención de Turquía en Siria

Tres puntos de vista sobre la intervención de Turquía en Siria

PH1 Timm Duckworth, USN

Lo que la intervención de Turquía significa para Siria, los Kurdos y Ankara

Lo que significa para la guerra en Siria  

Por Julien Barnes-Dacey 

La intervención de Turquía en Afrin agrega otra dimensión complicada al conflicto sirio, sobre todo para los civiles que sufren desde hace mucho tiempo en la región. Sin embargo, si bien la ofensiva militar de Turquía abre otro frente y consolida aún más la ocupación extranjera del país, no dañará fundamentalmente la posición más general de Assad. De hecho, la posición de Turquía mejora la capacidad de Rusia para impulsar un proceso político favorable al régimen.

La intervención de Turquía ha provocado fracturas aún más profundas entre los opositores de Assad, aliviando una mayor presión sobre él, incluso para detener la campaña militar en curso del régimen en Idlib. Los combatientes de la oposición siria respaldados por Turquía luchan contra los kurdos sirios, a pesar de que estos últimos se han posicionado cada vez más en el campo anti Assad después de años de cobertura.

Esta lucha refleja un conflicto cada vez más profundo entre Turquía y los EEUU, ambos miembros de la OTAN y opositores tradicionales de Assad. Ankara se está enfocando en evitar la consolidación de una zona autónoma kurda en Siria, mientras que Washington anunció recientemente una nueva estrategia siria que posiciona a los kurdos (que no están basados en Afrin) como la punta de lanza de un combinado enfoque anti-ISIS, anti-Assad y anti-Irán.

Cualquier ampliación de esta confrontación (poco probable pero no inconcebible dadas las ambiciones turcas de avanzar hacia el este en la ciudad de Manbij, controlada por los kurdos después de Afrin) marcaría una escalada significativa. No solo el ejército de EEUU se despliega directamente en Manbij, sino que, a diferencia del núcleo aislado de Afrin, la ciudad se encuentra dentro del territorio central controlado por los kurdos en Siria. Esto garantiza una respuesta kurda más fuerte, y una que podría extenderse a Turquía. Incluso si Turquía intenta limitar la lucha a Afrin, el Partido de la Unión Democrática (PYD por sus siglas en kurdo) podría desatar una respuesta más amplia mediante el envío de más combatientes para resistir su incursión.

En cuanto a Assad, puede tratar ahora de explotar la vulnerabilidad de los kurdos para lograr un acuerdo favorable con el régimen con el objetivo de hacer retroceder la presencia de Turquía y reducir la influencia de Estados Unidos en la región. Alternativamente, puede intentar cerrar un trato con Turquía por encima de los kurdos, dejándolos completamente dependientes del arbitrario apoyo de Estados Unidos para su supervivencia. Lo más probable es que, conociendo el historial de Assad, intente provocar una escalada más amplia entre todas las partes, esperando que el conflicto cada vez más profundo entre sus oponentes fortalezca su propia posición.

En términos más generales, es probable que el avance de Turquía termine con las esperanzas de la oposición de que las recientes tensiones entre Turquía y Rusia puedan aprovecharse para socavar la agrupación de Astana y presionar a Rusia para que se comprometa con el camino político de la ONU. La reciente decisión de los Estados Unidos de redoblar el apoyo a los kurdos sirios efectivamente ha echado por tierra estas esperanzas. Ankara necesita ahora el apoyo ruso en Siria más que nunca, tanto en términos de permitirle usar el espacio aéreo controlado por Rusia sobre Afrin, como de garantizar una vía política que garantice la contención kurda. Es casi seguro que Rusia tratará de usar las preocupaciones turcas para revitalizar la agrupación de Astana y asegurar el apoyo de Ankara para su próxima conferencia de Sochi favorable a Assad.

Al final, la operación Afrin puede que no cambie radicalmente la dinámica más general del conflicto sirio, pero reafirma la trayectoria favorable a Assad, dominada por Rusia. Ahora mucho depende de si la batalla de Afrin es o no el preludio de un conflicto kurdo-turco cada vez más profundo. Esto podría, como muchos otros giros y vueltas en el conflicto de Siria, todavía trastornar los planes de todos.

 

Lo que significa para Turquía   

Por Asli Aydıntaşbaş

"Podemos llegar repentinamente una noche", advirtió recientemente el presidente Erdogan. Durante meses, los funcionarios turcos han estado hablando de enfrentarse a los combatientes kurdos en la ciudad siria de Afrin, por lo que cuando finalmente Turquía se embarcó el viernes pasado en una incursión al otro lado de la frontera, no hubo nada repentino al respecto.

Esta es la segunda gran incursión de Ankara en Siria, pero el primer enfrentamiento del ejército turco con los kurdos sirios. Los kurdos han estado ganando lentamente el control del norte de Siria desde 2012 y han establecido "cantones" autónomos allí.

El gobierno turco dice que el objetivo de su operación "rama de olivo" son las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), consideradas como "terroristas" vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Pero YPG es también un aliado clave de los EEUU y la columna vertebral de la fuerza de tierra anti-ISIS respaldada por Estados Unidos.

Afrin está en el extremo occidental de la región kurda en Siria, pero está aislada del resto de la zona controlada por los kurdos liberada del Estado islámico desde 2014. Ankara tiene la intención de crear allí una zona de seguridad de 30 km y finalmente vincularlo con el núcleo Jarablus-Azez ya controlado por el ejército turco desde finales de 2016.

En tiempo de paz, la pequeña región puede no tener un significado geopolítico para nadie. Pero ahora Afrin ya se ha convertido en un nudo político con intereses turcos, rusos y estadounidenses enredados, todos con diseños contrapuestos para el futuro de Siria.

Para empezar, Afrin ha sido un "protectorado" ruso desde los primeros días de la guerra siria, y Ankara tuvo que buscar la bendición de Moscú para comenzar la incursión. A diferencia del resto de la zona kurda, Afrin no hospedaba a las tropas estadounidenses, sino a varios cientos de rusos, que a veces irritaban a Ankara con insignias del YPG. La semana pasada, el presidente Erdogan envió a su jefe de personal, Hulusi Akar, y al poderoso jefe de inteligencia, Hakan Fidan, para convencer a Moscú de abrir el espacio aéreo sirio a los aviones turcos y retirar sus tropas, tras lo cual comenzó la campaña turca.

Después de casi un siglo de enemistad y un altercado en 2015 debido al derribo de Turquía de un avión de combate ruso en Siria, Ankara y Moscú manejan ahora su nueva amistad con sumo cuidado. El toque de tambor nacionalista de Turquía está dirigido en gran parte a las fuerzas kurdas y a los estadounidenses por albergarlas. Los turcos tienen cuidado de no ofender a sus amigos rusos.

Moscú también juega sus cartas diestramente. La decisión de Rusia de darle a Erdogan luz verde sobre Afrin probablemente tiene más que ver con obtener concesiones en el proceso de Astana -como el consentimiento de Ankara a los avances del régimen sirio en Idlib- que cualquier sentido real de una amenaza kurda. Los rusos también saben que una prolongada confrontación turco-kurda podría hacer que Ankara se comprometiese más con Moscú y forzar a los kurdos sirios a aceptar un acuerdo político con el régimen de Assad.

En el frente turco-estadounidense, las cosas son más problemáticas. La incursión de Turquía llega en un punto bajo en las relaciones de Ankara con Washington y corre el riesgo de exacerbar las tensiones entre los dos aliados. Erdogan desde hace mucho tiempo se ha rebelado contra la ayuda militar estadounidense y su entrenamiento para los kurdos sirios, acusando a Washington de ponerse del lado de los terroristas y amenazando con "robar el corredor del terror" en las fronteras de Turquía.

Con una batalla turco-kurda en toda regla en Afrin, será difícil para la administración de Trump continuar su acto de equilibrio entre los kurdos sirios y Ankara. Las Fuerzas de Defensa sirias (SDF), el principal socio de Washington en el terreno en Siria con YPG como la fuerza dominante, ya están desplazando sus fuerzas de las líneas del frente con ISIS hacia Afrin. Los kurdos también presionan a los estadounidenses para que les ayuden a frenar las intenciones de Ankara.

Funcionarios de EEUU han dicho durante mucho tiempo a sus homólogos turcos que su relación con los kurdos es transaccional y terminará una vez que el norte de Siria se estabilice. Pero eso puede no ser tan fácil. Con un enfoque renovado en reducir la influencia de Irán en la región, la administración Trump no tiene prisa por abandonar el norte de Siria o los kurdos en el corto plazo.

La batalla de Afrin será una oportunidad para Rusia y un duro acto de equilibrio para Washington.

Mientras tanto, la atmósfera de un nacionalismo más exacerbado está demostrando ser un impulso importante para Erdogan en casa. Está ayudando al presidente turco a solidificar su alianza con el Partido de Acción Nacionalista de extrema derecha (MHP) y, en cierto sentido, a poner en marcha su campaña presidencial de 2019. Las mezquitas turcas tienen instrucciones de leer el verso de la Conquista que aparece en el Corán, y Erdogan advierte: "Quien se interponga en nuestra lucha nacional, lo aplastaremos".

 

Lo que significa para los kurdos 

Por Guney Yildiz

La ofensiva turca en Afrin no sorprende a las fuerzas dirigidas por los kurdos en el norte de Siria. Las Fuerzas de Protección del Pueblo (YPG) se han estado preparando para una posible ofensiva turca durante más de un año. Durante mi viaje de investigación en Siria a finales de septiembre, me sorprendió escuchar que los combatientes y los comandantes planeaban el ataque con cierta confianza.

Los comandantes del YPG desconfiaban profundamente de los acuerdos transaccionales de Rusia con Turquía y eran conscientes de un posible cambio de política en Washington tras la operación liderada por el YPG contra la capital de facto de Daesh, Raqqa. Por lo tanto, ya estaban asumiendo que podrían sufrir ellos solos las consecuencias de una potencial ofensiva turca.

El hecho de que el ejército turco haya utilizado hasta ahora aviones de combate para bombardear objetivos desde grandes altitudes deja al YPG sin muchas posibilidades de tomar represalias. Sin embargo, el YPG concede gran importancia a Afrin y cree que, si el ejército turco logra derrotarlos en Afrin, intentarán hacer lo mismo en otras regiones del norte de Siria.

Esta es una razón por la cual el YPG puede llegar a niveles extremos para evitar que la zona sea capturada por Turquía. La capacidad militar del YPG será más clara cuando comience una operación en tierra a gran escala de las tropas turcas. Un factor crucial será si los aliados árabes del YPG les continuarán apoyando frente al ataque turco.

Los intentos de grupos turcos y pro turcos de capturar el terreno del YPG hasta ahora han demostrado un éxito limitado. Los líderes del YPG creen que el tiempo está de su lado y cuanto más dure la ofensiva turca, más posibilidades tendrán de desafiar a los soldados turcos sobre el terreno y movilizar a las masas kurdas en Siria y más allá de este territorio.

Lo que hace que Afrin sea un lugar donde Turquía haya decidido atacar es que se encuentra fuera del área donde EEUU se coordina con el YPG. Washington no se comprometió a proteger a Afrin, aunque el ejército estadounidense protegió a los mismos grupos armados en su campaña contra ISIS.

La lucha en Afrin también demuestra las diferencias entre el YPG en el norte de Siria, que no muestran signos de retirarse ante una ofensiva del ejército turco, y las fuerzas kurdas iraquíes, que dejaron Kirkuk a las fuerzas iraquíes sin resistencia después del referéndum de independencia en septiembre.

El YPG cree que la aprobación de Rusia para la ofensiva turca se debe al hecho de que Moscú está tratando de debilitar a los kurdos para fortalecer la posición del régimen sirio en la configuración del futuro de Siria. Por lo tanto, reduce la posibilidad de participación de las administraciones lideradas por los kurdos en cualquier plan de paz respaldado por Rusia.

comments powered by Disqus