OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


La UE puede seguir su propio camino en Irán

La UE puede seguir su propio camino en Irán


twitter-icon @EllieGeranmayeh

Wikimedia/Hossein Zohrevand

Europa tiene razón al elegir un camino diferente a la diplomacia destructiva de Trump 

Las manifestaciones por todo Irán de la semana pasada, las más grande en casi una década, sorprendieron a muchos de los líderes políticos y élites del país. La resistencia y las repercusiones de las protestas son inciertas, pero ya han provocado un desagradable punto de vista sobre las frustraciones domésticas generalizadas en un momento delicado para el legado de la política exterior del presidente Rouhani.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha puesto repetidamente en cuestión el acuerdo nuclear con Irán y ahora se aproxima el plazo de mediados de enero para decidir si continúa en contra de las sanciones, siguiendo los compromisos del acuerdo. La administración de EEUU aún tiene que tomar una decisión y algunos indican que las protestas iraníes pueden alentar a Trump a restablecer las sanciones y matar el trato. Para Teherán, hay mucho en juego: la ausencia de sanciones es imprescindible para la reintegración de Irán en la economía global.

Por supuesto, la República Islámica no es ajena a los movimientos de protesta. En 2009, el llamado "Movimiento Verde" atrajo a un gran número de personas bajo una clara estructura de liderazgo ampliamente apoyada por la clase media educada. Por el contrario, la última ola de protestas no tiene un líder visible, pero se ha extendido rápidamente a más de 40 ciudades.

Muchas de estas regiones no han estado tradicionalmente a la vanguardia del discurso político en el país y se las considera más leales a los líderes conservadores de la República Islámica. Las demandas de los manifestantes se han multiplicado rápidamente desde simples apelaciones económicas hasta consignas radicales contra todo el sistema gubernamental. El martes 2 de enero, las calles se volvieron más violentas y los oficiales informaron de más de 20 muertos y cientos arrestados.

El estancamiento político y económico dentro de Irán siempre ha proporcionado una base para el descontento. Los 80 millones de habitantes de Irán son en su mayoría jóvenes y enfrentan una tasa de desempleo estimada en un 30 por ciento. Los jóvenes y la clase obrera han sido duramente afectados por el aumento de los precios y los recortes de subsidios. Los iraníes lidian rutinariamente con la corrupción sistémica, la mala gestión y una creciente disparidad de riqueza. Muchos tenían grandes expectativas de que el levantamiento de las sanciones hace dos años mejoraría sus niveles de vida. Pero si bien las exportaciones de petróleo y el PIB han aumentado, los iraníes ahora reconocen con amargura que el efecto dominó tomará mucho más tiempo.

En sus primeras reacciones a las protestas, Rouhani reconoció que la economía necesitaba una "mayor cirugía correctiva", pero indicó que había desacuerdos sobre el remedio. Esto se desprende de un año en el que el gobierno de Rouhani ha intentado lenta y gradualmente reducir el alcance económico del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC) y arrojar luz sobre la corrupción. Rouhani también señaló que los iraníes tenían el derecho constitucional de criticar al gobierno y protestar pacíficamente.

En breves palabras, el Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, sugirió que las potencias extranjeras eran las responsables de las recientes protestas. Independientemente de cómo evolucionaron las protestas, cada vez se cree más dentro de Irán que la oposición a Rouhani promovió las protestas originales para debilitar al presidente y socavar sus propuestas económicas.

Los líderes mundiales siguen cuidadosamente cómo las autoridades iraníes gestionan su respuesta a estas protestas. Hasta ahora, los mensajes de Estados Unidos y Europa sobre estos eventos han sido sorprendentemente diferentes.

Estados Unidos fue uno de los primeros países en emitir una declaración en la que condenaba a los líderes de Irán por convertir al país en un "Estado rebelde económicamente empobrecido". La declaración también repite el testimonio del secretario de Estado Rex Tillerson realizado en junio en apoyo de "aquellos elementos dentro de Irán que conducirían a una transición pacífica del gobierno", una declaración que en su momento fue ampliamente interpretada por oficiales iraníes como apoyo al cambio de régimen.

El presidente Trump ha empleado Twitter para publicar una serie de comentarios sobre las protestas iraníes, incluyendo uno que expresa "respeto por el pueblo de Irán mientras intentan recuperar a su gobierno corrupto. ¡Veréis un gran apoyo de los Estados Unidos en el momento apropiado!”.

Los mensajes oficiales estadounidenses juegan un papel peligroso en manos de las autoridades dentro de Irán que sostienen que todos los manifestantes son respaldados por enemigos extranjeros. Los tweets de Trump son un regalo para la línea más dura del sistema iraní: proporcionan más legitimidad para una mayor seguridad en el país que disuade y minimiza el espacio para los futuros movimientos civiles dentro del país.

Los líderes europeos se han abstenido de tal retórica dañina y se han centrado en la necesidad de que Irán permita la protesta pacífica y reduzca la violencia. Una declaración en nombre de la Unión Europea destaca la "pérdida inaceptable de vidas humanas" y la expectativa de que "todos los interesados ​​se abstengan de la violencia y se garantice el derecho de expresión ...".

En lugar de seguir el enfoque Trump de etiquetar a todo el liderazgo de Irán como "rebelde" y "corrupto", los gobiernos europeos parecen estar utilizando canales diplomáticos con Irán para aclarar los acontecimientos recientes y destacar sus expectativas. El presidente francés Emmanuel Macron ha estado en contacto directo con Rouhani para subrayar que las autoridades deben mostrar moderación al responder a los manifestantes. Macron también ha sostenido públicamente que mantener un diálogo con Irán es importante y advirtió que la retórica agresiva de Washington y Riad puede conducir a la guerra.

En su respuesta a la evolución de los acontecimientos en Irán, los actores europeos deberían seguir centrándose en las medidas que pueden ayudar, en lugar de dañar, el proceso de reformas democráticas defendido por los iraníes en el interior del país. Deberían continuar instando al gobierno iraní a implementar el derecho a la manifestación pacífica prevista en la constitución del país y pedir a Rouhani que haga un seguimiento de su propuesta de ampliar las vías para las protestas pacíficas.

En segundo lugar, los líderes europeos deberían usar los canales diplomáticos existentes para involucrar directamente a Rouhani. Si bien reconocen las complejidades de la situación política y de seguridad de Irán en un contexto de creciente hostilidad regional, deben destacar que una respuesta dura a los manifestantes probablemente dañaría las relaciones económicas y políticas de Irán con Europa.

Finalmente, los gobiernos europeos deberían reiterar su firme apoyo al acuerdo nuclear si quieren evitar una nueva crisis. En los próximos días, cuando Trump delibere sobre la renovación de las sanciones, el presidente podría considerar usar las protestas iraníes como pretexto para implementar su opción preferida que es salir del acuerdo nuclear. Pero mientras Irán se adhiera a sus compromisos nucleares, los países europeos deberían mantener su compromiso con el acuerdo.

Los líderes europeos también deben resaltar ante el gobierno y el Congreso de los Estados Unidos que la resolución diplomática del expediente nuclear ha contribuido a mover el debate dentro de Irán, lejos de culpar a los actores internacionales y las sanciones como la fuente principal del estancamiento económico. Ahora hay más espacio para que el discurso interno iraní destaque la mala gestión, la corrupción y la injusticia social, y para que los iraníes exijan responsabilidad y acción de sus líderes. Las consecuencias del acuerdo nuclear cambiarían el debate público iraní y las prioridades del gobierno hacia una política exterior más que doméstica. Esto retrasaría drásticamente las muy necesarias reformas que finalmente tendrán que llevarse a cabo de dentro de Irán.

Una versión de esta pieza fue publicada originalmente en francés por Le Monde el 5 de enero.

comments powered by Disqus