OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Europa se ve arrinconada en el conflicto palestino-israelí

Europa se ve arrinconada en el conflicto palestino-israelí


twitter-icon @h_lovatt

Wikimedia/U.S. Embassy Tel Aviv

El anuncio de Trump en Jerusalén y la visita de Netanyahu han ejercido una presión sin precedentes sobre la política entre Israel, Palestina y Europa. Pero tal vez eso sea algo bueno.

Durante la semana pasada, una vez más, Europa ha sido obligada a reaccionar debido al presidente Trump, esta vez en respuesta a su sorprendente decisión de reconocer Jerusalén como la capital de Israel. Para complicar más las cosas, el anuncio fue rápidamente seguido por el viaje del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, casi "autoinvitado" a Bruselas, para reunirse con los ministros de Asuntos Exteriores de la UE y la Alta Representante de Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

Estos eventos ocurrieron en el contexto de las prácticas internacionalmente ilegales de Israel en los Territorios Ocupados Palestinos (OPT, por sus siglas en inglés) y la creciente desilusión palestina después de casi veinticinco años de fracaso internacional para limitar la anexión en curso de Israel de Cisjordania y Jerusalén Este. Todo lo anterior parece estar acelerando la desaparición de la solución de dos estados y dando paso a "una realidad de un estado de derechos desiguales, ocupación perpetua y conflicto", para usar las propias palabras de Mogherini.

Sin embargo, a pesar de las probabilidades, la UE  parece haber salido por ahora no sólo relativamente indemne, sino quizás incluso con un poco de convicción y propósito en la defensa de la solución de dos estados.

El disruptor principal

El miércoles pasado, Trump reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, anulando setenta años de consenso internacional sobre el conflicto palestino-israelí. Ese consenso había considerado el estado de Jerusalén como algo a negociar como parte de un acuerdo de estatus final, y había retenido el reconocimiento de la soberanía de cualquier parte sobre la ciudad hasta ese momento.

El movimiento de Trump viene después de una declaración ambigua formulada por Rusia en mayo de 2017 que aparentemente reconoce a Jerusalén Occidental como la capital de Israel, y provocó un anuncio de la República Checa horas después reconociendo que Jerusalén Occidental era la capital de Israel. Esto fue acompañado por una llamada del presidente checo (en gran parte ceremonial), Miloš Zeman, para trasladar la embajada de su país a Jerusalén, así como declaraciones similares de algunos políticos africanos.

Los esfuerzos posteriores de la Alta Representante para reforzar las posturas internacionales y de la UE con respecto a Jerusalén se vieron frustrados por la decisión de Hungría de bloquear una declaración de la UE y sus 28 Estados miembros que expresaban su gran preocupación por la decisión del presidente Trump.

¿Un visitante no deseado?

La unidad de la Unión Europea sobre el tema parecía aún más cuestionada por la visita del primer ministro Netanyahu a Bruselas. Aunque la visita se había programado antes del anuncio de Trump, el momento y la manera en que se recibió - la aceptación de una invitación pendiente por parte de Lituania sin consultar con otros estados miembros - causó consternación en varias capitales de la UE. También representó un malestar para Mogherini, quien no había sido informada de la visita de Netanyahu hasta que se filtró en las noticias israelíes, según los informes, como parte de un desaire deliberado israelí.

La visita del primer ministro Netanyahu se produjo en un momento en que las decisiones de la UE sobre este archivo están estancadas en las divisiones internas de los estados miembros. Lo más revelador es que no ha habido conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE relacionadas con el proceso de paz en Oriente Medio desde junio de 2016. Y a pesar de más de un año de ida y vuelta entre la UE y los estados miembros, todavía no hay acuerdo para celebrar la primera reunión del Consejo  de Asociación de la Unión Europea e Israel desde 2012, ni el establecimiento de prioridades de asociación en consonancia con la revisión de 2015 de la Política de Vecindad de la UE (ENP, por sus siglas en inglés). La visita de Netanyahu también se produce después de llamar "loca"a la política de la UE durante una reunión con líderes húngaros, eslovacos, polacos y checos en julio de 2017.

A pesar de este contexto, Mogherini parece haber logrado forjar una rara unidad entre los estados miembros durante la reunión de desayuno de Netanyahu, el 11 de diciembre, con ministros de relaciones exteriores. Hasta ahora, la afirmación del primer ministro israelí de que "todos o la mayoría de los países europeos moverán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán a Jerusalén como la capital de Israel" parece infundada. Como señaló posteriormente Mogherini, "el primer ministro Netanyahu mencionó un par de veces que espera que otros sigan la decisión del presidente Trump. Él puede mantener sus expectativas para los demás, porque desde el lado de los Estados miembros de la Unión Europea este cambio no llegará ".

Caminos divergentes

La Alta Representante ayer pareció haber abierto un nuevo camino, no sólo para contrarrestar el giro del primer ministro Netanyahu, que los países inevitablemente aceptarán los hechos israelíes sobre el terreno, sino también para definir la relación de la UE con la administración Trump. Cuando se trata del proceso de paz en Oriente Medio, Mogherini señaló que "no puede haber ilusión por parte de los Estados Unidos de que la iniciativa de los Estados Unidos sea por sí sola exitosa". La indicación de la voluntad de la UE de buscar puntos de política más independientes a un cambio en su postura inicial que había tratado de dar a la nueva administración de los Estados Unidos espacio para relanzar el Proceso de Paz en Oriente Medio (MEPP, por sus siglas en inglés).

Al reconocer que la administración Trump no será la salvadora de la solución de dos estados, Mogherini también ha planteado la posibilidad de una mayor participación de la UE para ayudar a promover la solución de los dos estados. En este sentido, sin duda contará con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros de la UE de ideas afines, incluidos Francia y Alemania. La Alta Representante también podrá recurrir a la revisión interna en curso de las modalidades de compromiso de la UE sobre el terreno.

Haciéndolo significativo

Sin embargo, para que un mayor papel político sea significativo, la UE tendrá que evitar duplicar un Proceso de Paz Oriente Medio que, al menos en su configuración actual, ha fallado por completo en poner fin al conflicto. Esto no quiere decir que la política de la UE no haya tenido éxito. La UE puede enorgullecerse de sus esfuerzos por defender el espacio normativo y físico para una solución de los dos estados. Pero debería hacer más para promover una aplicación coherente de las medidas de diferenciación legalmente necesarias entre Israel y los asentamientos, así como apoyar los mecanismos internacionales de rendición de cuentas, como la base de datos del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre actividades comerciales relacionadas con los asentamientos.

comments powered by Disqus