OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


US-EU Power Audit: El significado transatlántico de Donald Trump

US-EU Power Audit: El significado transatlántico de Donald Trump


twitter-icon @PardijsDJ
&
twitter-icon @JyShapiro

.

Una Europa después de EE.UU. es posible, pero poco probable

La elección de Donald Trump ha cambiado todo excepto las actitudes europeas hacia la seguridad estadounidense. Los Estados miembros claramente prefieren el viejo pacto de seguridad con Washington que les ha ido bien.

La Unión Europea ha confiado históricamente en los Estados Unidos para su seguridad. Sin embargo, Donald Trump es ahora presidente de los Estados Unidos y no muestra ningún compromiso con la alianza transatlántica. Su retórica sobre Alemania, la OTAN y Rusia implica que el compromiso de EE.UU. con Europa es ahora incierto. Peor aún, su desafío viene en un momento en el que Estados Unidos ha estado reduciendo sus compromisos globales, y particularmente aquellos en Europa, durante varios años. Hoy por hoy tiene menos tropas estacionadas en el extranjero que en cualquier momento desde que se comenzó en 1957 el seguimiento de estos datos.

Un nuevo informe del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR por sus siglas en inglés) plantea si pronto seremos testigos de una "Europa post-America", en la que una mayor integración de defensa europea reemplazará las garantías de seguridad estadounidenses y en la que los Estados europeos adoptarán posturas más fuertes en oposición a las políticas impopulares de los Estados Unidos.

Para responder a esta pregunta, el Power Audit UE-EE.UU de ECFR examinó las reacciones a la presidencia de Trump en toda Europa y encontró que se clasifican en tres categorías.

Unos pocos países representan el "efecto anticristo", donde las preocupaciones sobre el Presidente Trump - y la posible aparición de actores similares a Trump en Europa - han dado nueva energía a las fuerzas políticas moderadas y pro europeas, ejemplificado por el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Al contrario, para un pequeño número de Estados miembros, la elección de Trump ha estimulado el "efecto Mesías", por el cual la elección de Trump ha alentado a las fuerzas iliberales. Esto es particularmente visible con los gobierno de Hungría y Polonia, cuya oposición a la promoción de la inmigración y la democracia ha aumentado notablemente desde las elecciones de Estados Unidos.

Sin embargo, la reacción dominante en toda la UE ante el Presidente Trump ha sido el "efecto regencia" - la expectativa de que Trump, al igual que el "rey loco" Jorge III de Inglaterra, será gobernado por sus asesores, el Congreso y la sociedad civil estadounidense - y que, en última instancia, la normalidad se reafirmará en la política estadounidense y en las relaciones transatlánticas. A pesar del famoso discurso de Angela Merkel en el Salón de la Cerveza, este instinto es muy profundo en Alemania en particular.

Por esta razón, aunque Donald Trump es aún más impopular que Vladimir Putin, los países europeos han mostrado hasta ahora menos oposición política a Trump que el Congreso, supuestamente indolente, controlado por los republicanos. "Ha habido algunas palabras duras, pero los europeos no han alterado apreciablemente su enfoque hacia los EE.UU. La mayoría ni siquiera han usado palabras duras ", dijo el autor del informe, Jeremy Shapiro. En general, la encuesta de ECFR muestra que la mayoría de los Estados miembros de la UE prefieren la antigua negociación con Washington que los riesgos desconocidos de la independencia.

Para superar esta inercia, la solución debe comenzar con Alemania. Sin embargo, hay una profunda desconfianza en el liderazgo alemán en gran parte de Europa. Por lo tanto, Berlín debe forjar una coalición de Estados miembros - empezando por la Francia de Macron - que vean que su liderazgo les beneficia directamente. También debe encontrar un mecanismo para ejercer ese liderazgo que convenza a sus socios de que Alemania no abusará de su posición. "Una Europa dirigida por Alemania es posible", dice Shapiro, "pero es improbable porque los europeos lo temen y los alemanes no lo quieren".

Para acceder al PDF, haz click aquí

Nota a los editores:

El autor del informe Jeremy Shapiro está disponible para preguntas. Puede ponerse en contacto a través de la dirreción de correo: jeremy.Shapiro@ecfr.eu. Alternativamente, póngase en contacto con el director de comunicación de ECFR, Conor Quinn, en conor.quinn@ecfr.eu o en el +44 7413 636 323.

comments powered by Disqus