OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


El resentimiento del Este de Europa hacia Alemania supone problemas para Berlín y Bruselas

El resentimiento del Este de Europa hacia Alemania supone problemas para Berlín y Bruselas


.

En Europa Central y Oriental, la convergencia salarial con Occidente se ha estancado - y las diferentes poblaciones están culpando a Alemania. 

Los alemanes ya están acostumbrados al hecho de que muchas personas de Europa del Sur y Europa Occidental no siempre han estado satisfechas con la postura de la política económica de Alemania, especialmente su insistencia en políticas de austeridad durante la crisis del euro. Sin embargo, lo que se ha pasado por alto es que el descontento con el dominio económico de Alemania también está creciendo fuera de la zona del euro, especialmente en los países de Europa central y oriental.

He observado esto recientemente en un panel de centro-izquierda en el período previo a las elecciones checas (programadas para el 20 y 21 de octubre). Lo que rápidamente se hizo evidente a partir de las observaciones de los participantes es que hay una profunda preocupación por el hecho de que los salarios checos ya no están mostrando signos de alcanzar el nivel alemán. Si bien en los años noventa y principios de 2000 se produjo una convergencia constante, no se han registrado progresos desde 2007.

La culpa de esta confluencia interrumpida se plantea directamente a los inversores extranjeros con una narración de que "Alemania, Francia y los EE.UU. han invertido en la República Checa y ahora están desviando los beneficios, mientras que los checos se mantienen pobres".

La fuente del descontento es que, por ahora, básicamente todo el sector financiero y la mitad del sector manufacturero es de propiedad extranjera. Las multinacionales fijan los precios de los productos intermedios que producen las fábricas checas, y al fijar estos precios bajos, suprimen los salarios en la República Checa, al tiempo que aumentan sus márgenes.

Una historia que parece repetirse sin cesar es que los trabajadores de las líneas de montaje en las plantas de Volkswagen en la República Checa sólo ganan un tercio del salario de los trabajadores de VW en Alemania, a pesar de que las líneas de montaje funcionan a la misma velocidad que las de Wolfsburg. Por lo tanto, aunque la productividad física de estos trabajadores checos es supuestamente la misma que en Alemania, los salarios son significativamente más bajos. El valor agregado así extraído entonces se puede distribuir a los trabajadores y a los accionistas alemanes de Volkswagen - con el supuesto apoyo tácito del gobierno alemán.

Este cambio en la percepción del papel de las empresas alemanas es especialmente llamativo, ya que muchos países de Europa Central y Oriental han visto a Alemania como su principal defensor en su búsqueda de una convergencia de ingresos con Occidente. La República Checa, en especial, había respaldado durante mucho tiempo una política explícita de invitar a los inversionistas extranjeros al país a acelerar su integración con los mercados mundiales (y de la UE).

Este sentimiento de ser europeos de segunda clase en lo que respecta a los salarios también tiene consecuencias en otros ámbitos políticos. Uno de los participantes llegó a decir que la resistencia de los checos a aceptar a los refugiados proviene del sentimiento de que Alemania se está comportando como un "poder imperial" y que los checos habrían aceptado a los refugiados si Alemania hubiera facilitado una adecuada convergencia salarial.

Esto puede ser una exageración, pero demuestra un sorprendente nivel de descontento con la negociación económica de la adhesión a la UE. Y sugiere que Berlín y Bruselas pueden haber descuidado la cuestión de los niveles de vida en Europa Central y Oriental, debido a su comprensible preocupación por la crisis del euro en el «núcleo duro» de la Unión.

Restablecer este equilibrio parece ahora necesario si la UE quiere limitar el crecimiento del populismo en estos ¨nuevos¨ Estados miembros y mantenerlos comprometidos con el proyecto europeo.Los alemanes ya están acostumbrados al hecho de que muchas personas de Europa del Sur y Europa Occidental no siempre han estado satisfechas con la postura de la política económica de Alemania, especialmente su insistencia en políticas de austeridad durante la crisis del euro. Sin embargo, lo que se ha pasado por alto es que el descontento con el dominio económico de Alemania también está creciendo fuera de la zona del euro, especialmente en los países de Europa central y oriental.

He observado esto recientemente en un panel de centro-izquierda en el período previo a las elecciones checas (programadas para el 20 y 21 de octubre). Lo que rápidamente se hizo evidente a partir de las observaciones de los participantes es que hay una profunda preocupación por el hecho de que los salarios checos ya no están mostrando signos de alcanzar el nivel alemán. Si bien en los años noventa y principios de 2000 se produjo una convergencia constante, no se han registrado progresos desde 2007.

La culpa de esta confluencia interrumpida se plantea directamente a los inversores extranjeros con una narración de que "Alemania, Francia y los EE.UU. han invertido en la República Checa y ahora están desviando los beneficios, mientras que los checos se mantienen pobres".

La fuente del descontento es que, por ahora, básicamente todo el sector financiero y la mitad del sector manufacturero es de propiedad extranjera. Las multinacionales fijan los precios de los productos intermedios que producen las fábricas checas, y al fijar estos precios bajos, suprimen los salarios en la República Checa, al tiempo que aumentan sus márgenes.

Una historia que parece repetirse sin cesar es que los trabajadores de las líneas de montaje en las plantas de Volkswagen en la República Checa sólo ganan un tercio del salario de los trabajadores de VW en Alemania, a pesar de que las líneas de montaje funcionan a la misma velocidad que las de Wolfsburg. Por lo tanto, aunque la productividad física de estos trabajadores checos es supuestamente la misma que en Alemania, los salarios son significativamente más bajos. El valor agregado así extraído entonces se puede distribuir a los trabajadores y a los accionistas alemanes de Volkswagen - con el supuesto apoyo tácito del gobierno alemán.

Este cambio en la percepción del papel de las empresas alemanas es especialmente llamativo, ya que muchos países de Europa Central y Oriental han visto a Alemania como su principal defensor en su búsqueda de una convergencia de ingresos con Occidente. La República Checa, en especial, había respaldado durante mucho tiempo una política explícita de invitar a los inversionistas extranjeros al país a acelerar su integración con los mercados mundiales (y de la UE).

Este sentimiento de ser europeos de segunda clase en lo que respecta a los salarios también tiene consecuencias en otros ámbitos políticos. Uno de los participantes llegó a decir que la resistencia de los checos a aceptar a los refugiados proviene del sentimiento de que Alemania se está comportando como un "poder imperial" y que los checos habrían aceptado a los refugiados si Alemania hubiera facilitado una adecuada convergencia salarial.

Esto puede ser una exageración, pero demuestra un sorprendente nivel de descontento con la negociación económica de la adhesión a la UE. Y sugiere que Berlín y Bruselas pueden haber descuidado la cuestión de los niveles de vida en Europa Central y Oriental, debido a su comprensible preocupación por la crisis del euro en el «núcleo duro» de la Unión.

Restablecer este equilibrio parece ahora necesario si la UE quiere limitar el crecimiento del populismo en estos ¨nuevos¨ Estados miembros y mantenerlos comprometidos con el proyecto europeo.

comments powered by Disqus