OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Donald Trump se hace con Davos: el presidente americano se globaliza

Donald Trump se hace con Davos: el presidente americano se globaliza


twitter-icon @JyShapiro

Flickr/Gage Skidmore

En el episodio de la semana pasada, Trump llevó su cruzada “América primero” al templo de la globalización: el Foro Económico Mundial de Davos.  

En lo que respecta a Donald Trump, su trabajo principal no es gobernar EEUU. Es, más bien, su papel protagonista en el reality show que llamaremos “El presidente americano”.

Gran parte de los comentarios sobre la presidencia de Trump plantean el comprensible error de intentar comprender las decisiones de Trump como parte de una estrategia de gobierno. Ese tipo de análisis supone que Trump tiene en mente un resultado político, incluso si es uno con el que el comentarista no está de acuerdo.

Sin embargo, el cúmulo de políticas y citas contradictorias, la asombrosa falta de información o consistencia en las propias declaraciones de Trump y la total falta de atención a la implementación cuentan otra historia. Trump está escribiendo un guion, con él como estrella del show, y lo único que importa son los niveles de audiencia.

Para obtener esos niveles, un programa necesita una tensión dramática. Más que eso, cada episodio necesita un arco corto (una historia que comienza, llega al clímax y se resuelve dentro del episodio) que encaja dentro del arco largo del programa (una historia continua que cada episodio avanza un poco).

Cada decisión que toma Trump refleja un esfuerzo por crear un arco corto que funcione para el ciclo inmediato de noticias y para avanzar en la narrativa de arco largo del presidente estadounidense.

Y así, en el episodio de la semana pasada, Trump llevó su cruzada "América primero" al mismísimo templo del globalismo: el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

El episodio "Donald se hace con Davos" encaja perfectamente en este esfuerzo por crear y desarrollar tensión dramática tanto para el arco corto como para el arco largo. Sin duda será un gran show.

Únicamente apareciendo, Trump crea una gran tensión dramática. Todos los titulares destacaron que estaba asistiendo a una reunión que era diametralmente opuesta al tema antiglobalización por el que hizo campaña. La prensa está a su lado con especulaciones sobre si Trump usará la oportunidad para tratar de pegarse a las élites globales donde viven (o al menos pasan las vacaciones), o si buscará ganarlas para su causa.

Incluso aquellos líderes que hablan en contra de él desempeñan su papel aumentando la tensión dramática y proporcionando villanos convenientes o un extraño interés amoroso de pareja. De hecho, parece que el presidente francés, Emmanuel Macron, se convertirá en un personaje recurrente y ya se inscribió para protagonizar un próximo episodio titulado "Cena de Estado".

Davos también ayuda al arco largo de la historia de la presidencia de Trump al brindar otra oportunidad para destacar la valiente cruzada de Trump contra las fuerzas del globalismo que oprimen al pueblo estadounidense. A medida que la crème de la crème de las finanzas globales pida y se esfuerce por llegar a su presencia, demostrará su ansiada traición del uno por ciento y su poder sobre ellos.

El contenido real del viaje de Trump importa poco para las audiencias. De cualquier manera, sus seguidores aplaudirán, y sus oponentes se reirán, llorarán o arrojarán cosas al televisor. Pero todos estarán mirando.

La realidad duele

Sin embargo, en mi humilde opinión, el mundo real existe. Trump no es solo el presidente americano; también es el presidente de Estados Unidos, incluso si no le importa esa parte del trabajo. Al igual que yo, la mayor parte del mundo está atrapado en un antiguo paradigma basado en la realidad, en el cual lo que dice el presidente y lo que hace importa más que los ratings televisivos.

Por tanto, la política de EEUU debe continuar incluso cuando el reality show sigue su propia lógica peculiar. Sin embargo, sin un presidente con un interés o una ideología con la cual orientar la política, el proceso de decidir (o no decidir) sobre la política de los EEUU adopta una dinámica muy diferente.

Detrás de las escenas de este reality show, hay muchas personas en la administración de Trump que están realmente interesadas en política. Están divididos en muchos asuntos y hacen grandes esfuerzos para que el presidente esté de su lado. Para hacer eso, necesitan constantemente que su política apoye el arco corto o largo de la historia del presidente estadounidense.

La lucha por comprender el impacto real del viaje del presidente a Davos debe entenderse en este contexto. No importa por qué el presidente quiere ir, eso es solo televisión. Lo que importa es si las distintas facciones pueden definir la historia de arco corto del episodio de Davos y usarla para avanzar en su agenda. Esa lucha comenzó con la decisión del presidente de ir y continuará hasta que él se vaya.

Una facción está representada por Gary Cohn, el principal asesor económico del presidente, que tiende a adoptar un enfoque más global. Él ha tratado de definir el arco corto del episodio de Davos como la idea de que el presidente está presentando una política que pone a "América primero, pero no sola".

En esta trama, el viaje del presidente a Davos representa un esfuerzo por demostrar que incluso mientras Trump persigue su cruzada de largo alcance para lograr que Estados Unidos logre un trato justo por parte del sistema global, prefiere hacerlo en cooperación con los banqueros internacionales y los políticos europeos cosmopolitas que pueblan Davos. Podría apelar a la narrativa del arco largo como una vuelta de la victoria para el primer año de su presidencia y un alcance magnánimo desde una posición de fuerza a todos aquellos que originalmente se opusieron a él.

Opuesto a eso están los asesores económicos más nacionalistas del presidente, como Wilbur Ross en el Departamento de Comercio. Ese departamento aprovechó la oportunidad del viaje del presidente a Davos para imponer aranceles punitivos a los paneles solares y las lavadoras que pueden violar las normas de la OMC y parecen estar calculados para provocar una crisis con China.

Esta jugada crea un arco corto más desafiante en el cual el presidente utiliza el escenario en Davos para atacar a la institución misma, como lo hizo en Naciones Unidas en septiembre. Le permite al presidente estar de pie con valentía en la tribuna y condenar a los que están frente a él en nombre del pueblo estadounidense oprimido desde hace mucho tiempo, lo que suena como un gran show televisivo.

¿Qué visión prevalecerá? No lo sé; de hecho, es posible que nadie, incluido Trump, lo sepa todavía. Trump parece seleccionar sus arcos cortos de acuerdo con su sensación dramática en el momento, para incluir su sensación del ambiente cuando comienza su discurso. Los realities de televisión no tiene una secuencia de comandos estricta; uno debe improvisar para mantener la tensión dramática.

Al final, la política de la administración Trump estará determinada por la facción de la administración que mejor pueda vincular sus preferencias políticas con las narrativas de corto y largo alcance del presidente americano. No dependerá de las estrategias políticas o preferencias de un presidente que no tiene ninguna. Y si es totalmente irrelevante para el show si el mundo pierde la fe en Estados Unidos o los chinos toman el manto del liderazgo global.

Los únicos hechos que importan son las audiencias.

comments powered by Disqus