OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


China: Todos los hombres del presidente

China: Todos los hombres del presidente


.

Los valores o intereses compartidos entre China y Occidente serán escasos y aislados en los próximos años. 

El cónclave finalizó con el decimonoveno Congreso del Partido y ahora podemos ver quién liderará China. Xi tiene mano dura, nadie puede disputar eso. Uno recuerda a Joseph Stalin hablando de sus colegas: "Todos son gatitos en mi mano". Sin embargo, uno también debe ser consciente de sus habilidades de equilibrio y de la ambigüedad que mantiene sobre la elección del personal, si no sobre la ideología y los lemas para el Partido, que son más asertivos que nunca desde Mao.

Por un lado, cinco de los miembros anteriores del comité permanente ya no están. Tenían más de 68 años, la edad de jubilación habitual para los líderes del Partido. Más revelador: los dos líderes que habían sido puestos en 2012 en el camino para una posible sucesión en 2022, han sido eliminados. Sun Zhengcai fue purgado hace unas semanas por sus pecados, y Hu Chunhua, quien mencionó a Xi 26 veces en su discurso de mayo del 2017, ahora se desvanece.

Algunos de los recién llegados son claramente los protegidos del presidente: sobre todo Li Zhanshu, viejo amigo de Guizhou y nuevo número tres a pesar de ser el más joven en la lista; Zhao Leji, otro amigo de Shaanxi que dirigirá la temible comisión anticorrupción; y Wang Huning, el intrigante catedrático de relaciones internacionales que ha sido consigliero y redactor de discursos de los tres sucesivos líderes de la República Popular China (aun así, la idea de que un académico ingrese en el Comité Permanente seguramente haría que Mao se revolcara en su tumba). También se podría citar a Han Zheng, quien le cedió el liderazgo interino de Shanghai a Xi hace una década.

Sin embargo, Xi también ha mantenido tecnócratas que provienen de la facción del presidente Hu Jintao. Li Keqiang, el competente y en mayor parte inefectivo primer ministro; Wang Yang, antigua estrella reformista de Guangdong antes de 2012 y desde entonces mediocre vice primer ministro. Al igual que Han Zheng, son tecnócratas competentes.

La habilidad de Xi se muestra en otros lugares: ha respetado la edad de jubilación habitual y se ha despedido de Wang Qishan, su aliado clave de los primeros cinco años y la cabeza visible más odiada de la campaña anticorrupción. Sin embargo, también ha nombrado colegas, en realidad colaboradores, que son tan viejos que la mayoría no sobrevivirán al próximo Congreso del Partido en 5 años.

Como resultado, el partido tendrá que retroceder en la edad de jubilación -que beneficiaría principalmente al propio Xi- o dejar la sucesión abierta, con Xi Jinping asegurando un estatus destacado. De hecho, con el 'Pensamiento Xi Jinping' inscrito en la Constitución del Partido, desafiarlo equivale a desafiar al Partido.

La receta de Xi para el poder es bastante clara. Él busca control sin equilibrio: la campaña anticorrupción durará para siempre, proporcionándole municiones contra prácticamente cualquier persona, dado que los pecados a ser castigados incluyen pecados personales como la "pereza".

Ha ampliado el mandato del partido: ahora 'lo gobierna todo' - 'el Estado, el ejército, la educación, el Norte y el Sur, el Este y el Oeste'. El partido fue mencionado 331 veces en su discurso de apertura del Congreso que duró 205 minutos.

Ha sido implacable en purgar el comportamiento díscolo. Se han eliminado 700,000 mandos del partido, junto con varios miles de oficiales superiores del ejército (con más cambios por venir, se dice). La disidencia está flagrantemente prohibida y será procesada; en los últimos años se ha visto como se ha multiplicado la represión.

Esto es lo que lleva a los observadores a concluir que Xi ahora es "tan poderoso como Mao" lo fue una vez. Este escritor sólo puede estar de acuerdo; éste ha sido el caso desde al menos 2013.

Sin embargo, el consenso siempre es arriesgado cuando se trata de China. Hay otros factores en juego en la China contemporánea para explicar el ascenso de un hombre fuerte. Consideren las siguientes cuestiones:

  • A las célebres clases medias chinas, y gran parte de la fuerza de trabajo de China, nunca les había ido tan bien. Los ingresos, y su participación en el PIB, han aumentado más rápido en 2016-17 que en cualquier otro momento.
  • La amenaza del desempleo, que era palpable después de crisis financieras anteriores, apenas se plantea hoy. La enorme inversión en infraestructura ha nacionalizado la economía de China.
  • La fuerza de trabajo, y la gente en general, están en movimiento. En las áreas cercanas a las ciudades, las parcelas de los agricultores se han convertido en apartamentos que proporcionan vivienda e ingresos para la vieja y también disminuida población rural.
  • La liberalización monetaria no ha tenido lugar. En cambio, las grandes empresas estatales, las más ricas y sus gigantes compañías híbridas están siendo sancionadas para detener la salida de capital especulativo bajo la apariencia de "inversión en el extranjero". Sin embargo, las personas pueden transferir hasta 50,000 dólares por año al extranjero. Así que uno todavía puede viajar, gastar como turista y financiar la educación de sus hijos. En resumen, ¿por qué rebelarse cuando hay una vía de escape?

Alfred O. Hirschman acuñó la frase "Salida, voz y lealtad". El PCCh ordena lealtad. Aceptará la salida, pero nunca la voz.

Al contrario, la democracia occidental parece indescifrable o contaminada. Hemos visto insurgencias populistas en el Reino Unido, EEUU, y en otros lugares. E incluso en las restantes democracias exitosas, hay un anhelo de hombres fuertes que puedan servir como protectores y atravesar laberintos burocráticos, corporativos y politiqueros.

Afortunadamente para nosotros en Europa, es una mujer, Angela Merkel, quien mejor se ajusta a la ley, con Emmanuel Macron, posiblemente el próximo en la fila. En India tenemos a Narendra Modi, rechazado por los liberales, pero altamente exitoso en su cuarto año de poder. En Japón, Shinzo Abe, el epítome de lo que los internacionalistas liberales detestan, ha ganado triunfantemente un nuevo mandato con una mayoría que le permite cambiar la Constitución -  no había habido una mayoría tan grande desde hace 20 años.

Uno de los propagandistas más hábiles de la República Popular China, Eric Li, acaba de escribir su mejor artículo de opinión, simplemente citando las numerosas ocasiones desde 1978 cuando, con motivo de un Congreso de CCP, The Economist ha predecido la ruina y la tristeza para China. Un aspecto perturbador de la globalización posmoderna es que, cuando se enfrenta a una amenaza, el sistema occidental generalmente lo desestima con predicciones sobre las virtudes inigualables de la democracia de capital liberal. Despreciar al oponente -ya sea Vladimir Putin, Xi Jinping o Kim Jong Un - nunca es una buena idea.

El hecho es que, contrariamente a las predicciones, todavía no ha ocurrido una crisis financiera en China. En cambio, el crecimiento, a un nivel desconocido en nuestras propias sociedades, ha continuado. El régimen ha evitado lo que podría llamarse la trampa de una democracia de mercado: ha utilizado el mercado sólo como una herramienta limitada, en lugar de ser dominado por ella.

Con los nuevos recursos informáticos de China -incluida la prevalencia de redes sociales y mercados electrónicos inigualables en cualquier parte del mundo- sus líderes pueden soñar ahora con un control total: no sólo sobre individuos a través de su vida física y virtual diaria, sino también sobre flujos de datos económicos y financieros. China, la sociedad donde el dinero en efectivo alguna vez fue el rey, puede convertirse (junto con Suecia) en una de las primeras sociedades sin efectivo.

Podemos encontrar esto repulsivo, y suficiente para llenar más de una temporada de Black Mirror, la distópica serie de televisión angloamericana. Sin embargo, eso es precisamente lo que hace que Xi Jinping esté tan seguro de sí mismo.

En China, el dilema histórico para los líderes fue que nunca podían saber, y mucho menos controlar, lo que sucedía en las bases de la sociedad. Ésta es precisamente la razón por la cual Mao lanzó décadas de "movimientos de masas" para fragmentar sociedades locales que estaban fuera de su alcance. El sueño chino de Xi es una resurrección del totalitarismo de Mao, pero con el beneficio de herramientas tecnológicas con las que Mao sólo podía soñar.

Así que veamos con moderación cómo avanza el experimento, pero tampoco nos engañemos con ideas de convergencia o incluso de compromiso entre China y Occidente. La visión de Xi sobre la gobernanza está tan en desacuerdo con los principios de la democracia liberal, que los valores o intereses compartidos serán pocos en los próximos años.

comments powered by Disqus