OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Bulgaria: los efectos imprevistos de la presidencia

Bulgaria: los efectos imprevistos de la presidencia


twitter-icon @vtcherneva

Pixabay/sapviktor (cropped)

Los políticos y funcionarios búlgaros tendrán que desafiar los estereotipos sobre Bulgaria durante su presidencia de seis meses y aprender a afrontar las coaliciones en la UE. 

"Me alegra que la gente muestre mucho apoyo a la Unión Europea y se preocupe por los problemas que enfrenta Europa. La conciencia también ha mejorado gracias a la presidencia". Esta fue la declaración de un sociólogo estonio al final de la presidencia Estonia del Consejo de la UE.

A medida que la presidencia búlgara entra en sus primeros días, en Sofía buscamos un resultado similar dentro de seis meses, con la esperanza de que la presidencia apresure la largamente esperada de-provincialización de la política europea de Bulgaria.

La presidencia del Consejo es sin duda una oportunidad para que Europa aprenda algo sobre Bulgaria, más allá del cliché de que es el estado miembro más pobre y corrupto. Un estudio del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR por sus siglas en inglés) sobre la capacidad y voluntad de los Estados miembros para cooperar entre sí ha demostrado que Bulgaria es el socio menos solicitado y el que menos responde a las consultas sobre posiciones comunes de otros Estados miembros.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Cómo actuará Bulgaria durante la presidencia: como unificador en nombre del consentimiento europeo o como un observador pasivo de las profundas fallas en toda la unión? La reputación del país depende ahora de ello.

Sofía tiene ahora seis meses para cambiar esta reputación y mostrarse receptiva a las necesidades de su propio electorado, así como a las de toda Europa. ¿Cuáles serán los principales problemas que Bulgaria tratará de abordar en este contexto?

Tarea 1: Unidad frente a los populistas y Rusia

Si 2017 fue un año de esperanza después de las calamidades del 2016, en 2018 esas esperanzas se materializarán o se desvanecerán. El aumento económico que está en curso en la mayor parte de Europa es prometedor, pero el peligro no está muy lejos. Los populistas ganaron recientemente en Austria y la República Checa, y este año tendrán otra gran oportunidad en Italia. En Alemania, que todavía no ha formado gobierno, alrededor de una quinta parte del Bundestag está compuesto por diputados de extrema izquierda y extrema derecha.

Numerosas investigaciones han arrojado luz sobre los esfuerzos de Rusia para fomentar la división en toda la UE: desde su apoyo financiero a Marine Le Pen, la amplificación de la crisis catalana a través de los medios de comunicación, hasta la actividad en los medios sociales en apoyo al Brexit. Sin embargo, ninguno de estos problemas se creó en Moscú; el Kremlin simplemente amplificó la insatisfacción existente con la UE.

En este contexto, preservar la unidad europea es una tarea difícil pero clave para la presidencia búlgara, especialmente desde que la Comisión inició los procedimientos del artículo 7 contra Polonia. Será aún más complicado cuando el motor franco-alemán (con suerte) entre en funcionamiento en primavera, con países más pequeños que probablemente busquen el equilibrio contra este poderoso tándem. Bulgaria puede reclamar neutralidad, pero, eso solo, no será suficiente.

Tarea 2: Más seguridad europea

Las pérdidas territoriales del Estado Islámico en el último año son buenas noticias, pero el continuo deterioro de varios países de Oriente Medio es un hecho, y las preocupaciones europeas sobre el terrorismo no están injustificadas. Para permanecer abiertas y democráticas, las comunidades europeas requerirán un grado mucho más alto de protección de las autoridades, especialmente dada la actitud vacilante de Estados Unidos.

PESCO, el mecanismo de cooperación en defensa, está ya listo para llenarse de contenido. Indudablemente, ninguno de los 17 proyectos sugeridos para la acción conjunta en atención médica en operaciones militares, logística o respuesta a crisis ha sido iniciado por Bulgaria. Sin embargo, si quiere contribuir a la defensa y seguridad europea, como presidente rotativo, Sofía tendrá la oportunidad de organizar los formatos consultivos de los 25 estados miembros de PESCO. Si la defensa europea no avanza en los primeros seis meses de su existencia, esto cuestionará todas las buenas intenciones.

Tarea 3: Soluciones comunes sobre migración

La migración sigue siendo la preocupación número uno para muchos países europeos, por lo que continuará impulsando las decisiones políticas en 2018. Si las predicciones de mayores flujos a lo largo de la ruta de los Balcanes resultan ciertas, llegar a un acuerdo entre todos los estados miembros se convertirá en la primera prioridad de la UE y de la presidencia rotativa.

El gobierno alemán necesita la cooperación de la UE para mostrar a los alemanes que no están solos a la hora de enfrentar este desafío, mientras que Italia necesita lo mismo para demostrar que Europa no la ha abandonado en este tema. Sin embargo, Polonia y Hungría, no habiendo aceptado a casi ningún refugiado de Oriente Medio hasta la fecha, continuarán bloqueando cualquier sistema de reubicación.

En este contexto, Bulgaria tendrá dificultades para llegar a un acuerdo. Es probable que una vía para la cooperación sea una combinación de una gestión fronteriza más estricta y un plan para un retorno más rápido de los inmigrantes cuyas solicitudes de asilo han sido denegadas.

Tarea 4: Volver a poner a los Balcanes Occidentales en la agenda de la UE

Parece una tarea fácil dada la cumbre de los Balcanes Occidentales programada para el 17 de mayo en Sofía. Sin embargo, la ambición de acercar la membresía de los países vecinos de Bulgaria a la Unión Europea tendrá dificultades para avanzar en 2018. Por eso, la cumbre debe mostrar resultados concretos fuera del proceso de expansión.

La reducción de las tarifas de itinerancia de la UE para los países de los Balcanes Occidentales y la finalización del Corredor Nº 8 (que conecta el Mar Negro con la costa adriática de Albania) son objetivos modestos pero concretos. Sin embargo, si la presidencia búlgara es realmente ambiciosa en esta área, deberá encontrar la forma de incluir a los Balcanes Occidentales en las discusiones sobre otros temas importantes, como la defensa y la migración europea.

Pero incluso si no tiene éxito en la ambición de pensamiento estratégico en su política europea, la presidencia de la UE ayudará naturalmente a Bulgaria en su camino hacia la de-provincialización. Más y más políticos y funcionarios búlgaros aprenderán cómo funciona la UE, por qué es necesario tener un puesto y con quién cooperar para realizarlo. La europeización de Bulgaria dará un paso más allá, lo queramos o no.

comments powered by Disqus