OFICINA DE MADRID / MADRID OFFICE


Austria: ¿caballo de Troya de Rusia?

Austria: ¿caballo de Troya de Rusia?


twitter-icon @GresselGustav

Flickr/OSZE 2017 Mauerbach

Europa debería estar preocupada por la proximidad del nuevo gobierno austriaco a Rusia, y no por Hungría. 

"Austria-Hungría ha vuelto", fue el irónico comentario del subjefe de la facción socialdemócrata del parlamento austríaco sobre el nuevo gobierno formado entre el conservador Partido Popular de Austria (ÖVP) y el nacionalista Partido de la Libertad (FPÖ). El temor de que Austria pueda ahora unirse a las filas de los países populistas de derecha que adoptan la democracia "antiliberal" y cuestionan las normas básicas de la UE es generalizado. Sin embargo, la comparación directa con Hungría es engañosa.

Hay un denominador común en Europa central y oriental: el escepticismo hacia la acogida de más inmigrantes. Pero, aparte de eso, los intereses y los sistemas políticos difieren, y el nuevo gobierno de coalición pronto podría quedar atrapado en un estancamiento típico del estilo austríaco en lugar del autoritarismo al estilo “Orban”.

La esperanza del nuevo canciller Sebastian Kurz para la coalición es que superará los viejos estancamientos con los socialdemócratas sobre el gasto en bienestar social, los impuestos, la desregulación y las reformas administrativas para hacer que el país sea más competitivo y favorable a los negocios. Esta fue la misma motivación que Wolfgang Schüssel tuvo en el año 2000, cuando creó una coalición con el FPÖ y luego fue dirigida por Jörg Haider. No obstante, el FPÖ de 2017 no es el FPÖ del año 2000.

En aquel entonces, el Partido de la Libertad era una mezcla muy heterogénea de grupos, incluidos los liberales pro-europeos y pro-OTAN, insatisfechos con años de estancamiento y nepotismo de la gran coalición. Schüssel llegó a un acuerdo selectivo con el ala económica liberal de ese partido, concentrándose en las reformas económicas, fiscales y de pensiones de su agenda, mientras intentaba evitar las peleas con las otras alas del partido. Funcionó para él, ya que el FPÖ pronto se consumió con luchas internas y Schüssel capitalizó su desaparición en las elecciones de 2002.

Sin embargo, desde entonces, el FPÖ ha sufrido varias crisis internas y fracturas, y se ha consolidado en torno al núcleo nacional alemán del partido. El partido al que se enfrenta Kurz es mucho más homogéneo, disciplinado y consolidado que el FPÖ de Jörg Haider. En términos de política económica, el FPÖ es mucho más socialista de lo que los conservadores puedan pensar, y la agenda de reformas de Kurz no es muy bien recibida. El aumento de las pensiones y el apoyo a los trabajadores de bajos ingresos es muy importante en la lista de prioridades del FPÖ, y es bastante incompatible con el enfoque del ÖVP en la disciplina fiscal y la limitación del gasto en bienestar.

La actual insistencia del líder del FPÖ Heinz-Christian Strache sobre la expansión de la democracia directa ya apunta hacia los enfrentamientos en el horizonte: el FPÖ podría tratar de usar referendos para oponerse a las reformas sociales y los recortes de impuestos. Si es así, el nuevo parlamento austriaco terminará igual que el anterior, dividido e incapaz de avanzar en cualquier dirección.

Por ahora, las dos partes abrazan la reforma educativa y la limitación de la migración como los principales temas de cooperación. La reforma educativa planeada tiene algunos beneficios, pero no sostendrá un gobierno por cinco años. La migración es el gran problema. Sin embargo, hay límites sobre lo que pueden hacer.

El último gobierno de SPÖ-ÖPP ya estableció varios instrumentos legales para restringir la migración a un mínimo absoluto. Queda poco que hacer para este gobierno. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos no autorizará otros pasos discutidos durante la campaña electoral, como la adopción del "modelo australiano" de detener a todos los solicitantes de asilo en campamentos externos o impedir que los ciudadanos de la UE accedan a las prestaciones sociales nacionales. Tampoco estarían permitidos por la ley constitucional europea o austriaca. El gobierno carece de una mayoría lo suficientemente amplia como para modificar la ley constitucional, limitando aún más su libertad de maniobra.

También en política exterior, el cambio será probablemente más bien marginal y se limitará a la retórica aislacionista-nacionalista habitual sobre la neutralidad. Si bien el FPÖ es conocido por ser un partido antioccidental con una actitud negativa hacia la UE y simpatía por Rusia, muchas personas pasan por alto que los socialdemócratas no son tan diferentes. Desde 2006, a menudo han utilizado el populismo antieuropeo para mejorar sus calificaciones, y se inclinan por las posiciones prorrusas, aunque no en la misma medida que el FPÖ.

Algunos observadores internacionales temen que el nuevo gobierno se dirija hacia una colisión con Alemania, se una al campo "orbanista" en Europa Central e incluso vete las sanciones de la UE a Rusia. Sin embargo, esto parece poco probable. En primer lugar, porque los asuntos de la UE deben desconectarse del Ministerio de Asuntos Exteriores (ahora en manos de un miembro del FPÖ) y trasladarse a la cancillería.

En segundo lugar, aunque hay voces fuertes para suspender las sanciones dentro del ÖVP, Kurz no puede confrontar directamente a Merkel: necesita su cooperación en políticas fiscales y de mercado común para impulsar su agenda de reformas económicas en casa. Del mismo modo que Strache podría (y probablemente lo hará) armarse contra las reformas pro empresariales previstas por el ÖVP, Kurz podría tomar represalias movilizando a la UE contra las políticas sociales y de bienestar previstas por el FPÖ. Por lo tanto, probablemente cooperará bastante con Berlín y otras capitales, para no ahuyentar a posibles aliados.

Si bien las sanciones de Rusia probablemente no serán cuestionadas por Austria, los estrechos contactos entre el FPÖ y el Kremlin son muy preocupantes. En 2014, un oficial austríaco de contrainteligencia dio el inusual paso de alertar a los medios de comunicación sobre los intentos rusos de cultivar los "niveles más altos de los sistemas políticos". Se cree que los funcionarios del FPÖ fueron blanco de este esfuerzo.

El FPÖ es uno de los pocos partidos en Europa que tiene un contrato oficial de cooperación con el partido Rusia Unida de Putin. Desde mediados de la década del año 2000, el FPÖ, y particularmente el círculo interno de Strache, ha cultivado lazos cercanos con los intelectuales y oligarcas rusos ultraconservadores. El FPÖ y las organizaciones culturales rusas están en estrecho contacto para organizar bailes, eventos de negocios y congresos políticos. Desde la desaparición del Partido Comunista de Austria (KPÖ), ningún otro partido ha estado tan profundamente vinculado al Kremlin. Es de esperar que el Kremlin haga uso de sus aliados que se unen al gobierno.

En el nuevo gobierno, el FPÖ controla tanto el Ministerio del Interior como el Ministerio de Defensa. Por lo tanto, los servicios de contrainteligencia civil y militar están en sus manos, y tendrán el poder de elegir qué casos investigar y cuáles eliminar. Pueden desviar recursos de un departamento (Rusia) y desviarlos a otros. Pocos objetarían fortalecer la vigilancia de los extremistas islámicos, por ejemplo, mientras que pocos notarían que esto se haría a expensas de otras carteras.

En el pasado, el asunto Golowatow ya demostró dolorosamente este problema. La entonces Ministra de ÖVP de Justicia Beatrix-Karl ordenó la liberación de Michael Golowatow - un ex agente de la KGB buscado por homicidio en Lituania por una orden de arresto europea- después de una "conversación" con el embajador ruso. Su servicio legal encontró un error formalista menor por parte de las autoridades lituanas para justificar el traslado. Mientras en aquel entonces este comportamiento era visto como un paso en falso, ahora puede convertirse en una norma.

Por lo tanto, para la UE, el temor no es que Austria se retire de los proyectos de integración europea, como la integración en defensa o la cooperación en inteligencia. El temor es que Austria sea parte de ellos, utilizando su "neutralidad" para evitar hacer una contribución significativa, mientras pasa nota al Kremlin.

¿Cómo debería reaccionar Europa? En primer lugar, la UE necesita esperar y ver qué hace realmente el gobierno austríaco. En el año 2000, se aplicaron sanciones contra Austria sin razones objetivas para hacerlo. A diferencia de la Hungría de Orban o la Polonia de Kaczynski, el entonces gobierno no había "reformado" el poder judicial, restringido las libertades de prensa o eliminado los controles y equilibrios constitucionales. Como resultado, las sanciones aumentaron la popularidad del FPÖ en lugar de dañarlo.

Por lo tanto, Europa debe reconocer que el FPÖ tiene el derecho democrático de tener diferentes puntos de vista políticos sobre la corriente principal de Europa. En segundo lugar, los gobiernos europeos, y particularmente los servicios de inteligencia, deben prestar mucha atención a lo que está sucediendo en Viena. La ONU y la OCDE tienen un amplio pretexto para acreditar que muchos "diplomáticos" son en realidad espías rusos, que tratarán de aprovechar sus contactos en el FPÖ.

Sin embargo, la UE también tiene influencia en Viena. Como se menciona anteriormente, Sebastian Kurz dependerá en gran medida de las coaliciones a nivel de la UE para avanzar en su agenda nacional. Eso brinda una oportunidad para garantizar que mantenga bajo control las relaciones exteriores subversivas del FPÖ. 

comments powered by Disqus